[:fr] CHIRIBIQUETE: “LA CAPILLA SIXTINA DE LA AMAZONIA COLOMBIANA”[:es] CHIRIBIQUETE: “LA CAPILLA SIXTINA DE LA AMAZONIA COLOMBIANA”[:en]CHIRIBIQUETE: “THE SISTINE CHAPEL OF THE COLOMBIAN AMAZON”[:]

[:fr]Claudia Patricia Escobar Rúa

Introducción

La percepción de lo sagrado ha sido el potente motor de la evolución humana. Sin embargo, el paradigma positivista en el que aún se desarrolla la ciencia en la actualidad, hace creer que la evolución se da en una línea recta de progreso infinito, lo que deja por sentado que quienes nos precedieron hace millones de años eran simples bocetos infantiles de lo que es en la actualidad la humanidad. Reconocer cómo el pensamiento simbólico sagrado ha existido desde tiempos inmemorables, permite no solo ampliar la visión de la vida y la evolución, sino que además nos entrega la certeza de las bases de construcción de nuestro futuro.

Encontrar las evidencias de la vivencia de lo sagrado a lo largo del tiempo y en las diferentes latitudes, nos ayudará a derrumbar los viejos paradigmas y a continuar dando paso al hombre nuevo. Este artículo es un ejemplo de esto.

Serranía del Chiribiquete

El Chiribiquete es sin duda alguna el descubrimiento más importante de los últimos años en Colombia y quizás en Suramérica, pues resulta ser un enclave biológico, geográfico y arqueológico fundamental para comprender a los primeros pobladores del continente americano.

Fue descubierto en 1986 por el arqueólogo y antropólogo colombiano Carlos Castaño-Uribe, director de Parques Nacionales de Colombia, quien logra divisar desde una avioneta una particular serranía luego de que una tormenta lo desviara de su destino original. A partir de ese momento, se ha hecho un esfuerzo monumental por estudiarlo, comprenderlo y protegerlo, a tal punto que en el año 2018 es declarado Patrimonio Mixto de la Humanidad por la Unesco, y sale con fuerza a la luz pública su existencia.

El Chiribiquete es una meseta rocosa ubicada al sur de Colombia en la región de la Amazonia, y forma parte del conjunto de sistemas montañosos más importantes de la zona. Posee una extensión de 4.300.000 km2 que conforman el área protegida más grande del sistema de parques naturales del país.

Ubicación del Chiribiquete. Tomada de https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiquete.html

Este lugar tiene gran importancia por su singularidad desde el punto de vista arqueológico, geomorfológico y biológico. Esbozaremos a continuación su valor en cada uno de estos aspectos:

 Biológico

Comprende una de las áreas de mayor diversidad biológica en el mundo. Es un amplio territorio de selva húmeda, que tiene la particularidad de tener múltiples ecosistemas asociados. Se encuentra en interacción biogeográfica con la cordillera de los Andes, el Gran Chaco, el Cerrado y la Catinga brasilera, todos ellos biomas naturales, así como un inmenso número de corrientes de agua. Los microclimas existentes en la serranía permiten una gran variedad de ecosistemas. Las investigaciones muestran que podrían existir varias especies endémicas o únicas de este lugar, producto de las respuestas adaptativas.

Tipo             Número de especies     Observaciones

Plantas          2.138                                   16 nuevas para la ciencia
Mariposas    189                                      9 endémicas y 16 nuevas para la ciencia
Peces             60                                        3 nuevas para la ciencia
Anfibios       46                                         6 nuevas para la ciencia
Reptiles        60
Mamíferos   89

(Tabla 1 (hallazgos biológicos de las expediciones) Fuente: Revista Semana. Especiales Chiribiquete).

Todas estas particularidades, le han permitido ser considerada como Patrimonio Mixto de la Humanidad, por sus condiciones biológicas y arqueológicas.

 Geomorfológico

La serranía del Chiribiquete es uno de los accidentes geomorfológicos más antiguos del continente y la formación precámbrica más occidental del Escudo de la Guayana, (( El Escudo de la Guayana es una de las formaciones geológicas más antiguas del planeta. Está ubicada al
noreste de América del Sur)).
con edades que superan los mil novecientos millones de años en sus estratos más antiguos. Los tepuyes, ((Mesetas abruptas con paredes verticales y cimas relativamente planas)) que alcanzan alturas de 800 metros, han sido referente sagrado de muchas culturas de Suramérica.

Tepuyes del Chiribiquete. Uno de los lugares más antiguos del planeta. Imagen tomada de https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/Chiribiquete-patrimonio-mundial-de-la-humanidad-un-paraiso-visto-desde-la-geologia-y-la-geomorfolo/

 Arqueológico

El Chiribiquete es considerado uno de los sitios arqueológicos con las dataciones más antiguas de América 22.000 (AP). En él se encuentran más de 75.000 imágenes de arte rupestre, por lo que es considerada para muchos como la Capilla Sixtina de la Amazonia. Las evidencias muestran además que dichas pinturas se han realizado desde 22.000 (AP) hasta el año de 1978 D.C,
por lo que podría considerarse uno de los sitios en el mundo en el que se ha mantenido una tradición cultural de milenios, más o menos sin interrupciones.

Este descubrimiento ha presentado grandes desafíos para la arqueología, pues por su singularidad no puede verse solamente dentro de los esquemas tradicionales de desarrollos culturales particulares ni de tiempos cronológicos estáticos.

Uno de los grandes impactos ha sido sobre las fechas de poblamiento del hombre americano, ampliando su antigüedad de 14.000 a 30.000 años, reforzando las teorías formuladas por Jacques de Cinq-Mars, arqueólogo canadiense, sobre una ocupación más temprana del territorio. Igualmente refuerza varias teorías que sostienen que dicho poblamiento se realizó a partir de varias migraciones provenientes de varios puntos del planeta.

Arte rupestre

El Chiribiquete es una amplia zona por explorar, de la cual se ha excavado solo un 20% aproximadamente del total existente. En este porcentaje se han encontrado más de 60 paneles de 7  metros de altura (promedio) con pinturas de arte rupestre, realizadas con fines rituales y ceremoniales por un extenso periodo de tiempo. Las investigaciones demuestran que quienes hicieron dichas pinturas, tuvieron grandes conocimientos técnicos y astronómicos, así como un complejo pensamiento simbólico, que daría fundación a las particularidades formas de lo sagrado en todo el continente.

Es así como se evidencia un uso deliberado de algunos lugares para la realización de las pinturas. La mayoría de ellos consiste en abrigos rocosos pintados a una altura entre 350 y 650 metros sobre el nivel del mar, algunos ubicados en zonas muy elevadas y de difícil acceso. Dichas piedras eran sometidas a preparaciones previas para su pintura, y protegidas de la luz solar y los efectos de la lluvia gracias a las adaptaciones hechas artificialmente como zonas de abrigos.

Los dibujos están orientados en su mayor parte de frente a los cursos principales del agua y coinciden con los ejes este-oeste. Las representaciones son de tres tipos: a) murales, b) paneles complejos y simples, c) rocas móviles, todas ellas perfectamente pintadas en su mayoría de rojo (96%) teniendo variedades menores de ocre-amarillo, blanco y negro.
Las pinturas tienen un evidente fin ceremonial y ritual, con profundos contenidos simbólicos.

Paredón de arte rupestre en el Chiribiquete. Allí se puede evidenciar la diferenciación de niveles presentes en la mayoría de los paneles.

Son representaciones extendidas de ideas y ocupan gran parte de la pared de la roca. Su composición gráfica es compleja y representan lo que podría ser una trama o relato. Casi siempre fueron hechas en tres grandes estratos horizontales

 Inframundo: Es el espacio más bajo de la pintura. Se caracteriza por la saturación y superposición del color. Los dibujos son hechos a una escala más pequeña que las del resto, y por lo general, es deliberadamente resaltado con una banda pintada que los separa del resto de estratos.
 Mundo terrenal: Son dibujos menos superpuestos, con figuras a una escala más grande en las que sobresalen escenas rituales con presencia de muchas figuras humanas.
 Mundo celeste: sus representaciones son más grandes e independientes, sugiriendo que es el tema principal del panel. Se encuentran alusiones a animales más que a humanos, y se aprovechan las irregularidades de la superficie para resaltar ideas como no se ve en ningún otro estrato. (Castaño-Uribe pág. 64)

El centro del mundo

Otros de los elementos excepcionales de este lugar es su ubicación geográfica. La orientación de
la formación geológica (tepuyes) describe un eje norte-sur casi perfecto con respecto a la inclinación de la Tierra. Por otro lado, la línea ecuatorial corta la serranía del Chiribiquete aproximadamente en la mitad quedando una parte en el hemisferio norte y otra en el hemisferio sur (Castaño-Uribe pág. 114).

Posición del Chiribiquete con respecto a los ejes de la tierra y a la bóveda celeste. Tomado de Castaño-Uribe pág. 455

Esta posición privilegiada refleja realmente un ombligo del mundo, un punto cero en el que se cruzan los ejes horizontales y verticales con una particular
precisión. Algunos de los mitos de origen de los pueblos indígenas cercanos a la serranía, confirman esta visión simbólica:

(…) El padre logró desde la canoa cósmica (Vía Láctea) escoger el sitio de

origen porque observó que este era el único punto donde su bastón clavado en la roca no proyectaba sombra. Allí abrió un orificio sobre la tierra donde vertió su poder seminal y logra su primera creación: la Luna. Y luego toda la descendencia de animales y plantas y hombres” (Tomado de G. Reichel- Dolmatoff)

Muy cerca a la intersección de la línea equinoccial y el eje longitudinal de la serranía, hay cuatro grandes simas o cavidades naturales de 150 metros de diámetro por 150 metros de profundidad. Esta formación geográfica es interpretada por la mitología Desana (( Los Desana son un pueblo indígena nativo de las cuencas del rio Vaupés, área amazónica.)) como la marca que dejó el sol del sitio y momento de origen, representan cuatro referentes fundamentales de sacralidad del universo y constituyen cuatro marcas del poder seminal que define mundos duales, representado en todos los dibujos del Chiribiquete. Se hace evidente aquí un concepto clave de la cuatripartición del mundo.

La Vía Láctea, es otro de los elementos simbólicos importantes en los dibujos, siendo representada como la gran canoa cósmica, asociada a la serpiente anaconda o al río cósmico de leche. Esta es permanentemente visible en el cenit del cielo nocturno durante todo el año, con leves inclinaciones que sirven de indicador de los meses del año. Los avistamientos del cielo en la serranía permiten ver el arco de la Vía Láctea en una orientación este-oeste perfecta haciendo el mismo recorrido del Sol, y de la Luna, dando la sensación de que ambos viajan al lomo de la Vía Láctea. (Ibid., pág. 129). Es sorprendente no solo la precisión del espectáculo celeste, sino además la forma en que dicha precisión se entrelaza con las formas simbólicas representadas en este lugar.

Jaguar

Uno de los elementos más representativos de la serranía tiene que ver con las múltiples alusiones al jaguar y a los hombres jaguar, símbolo que luego estará presente en todo el continente, configurando lo que muchos autores han llamado como la jaguaridad continental.

Jaguar. Mayor felino de América.

En los mitos cosmogónicos de la región, el jaguar nace de la unión entre el Padre Sol y su hija la Luna. El Padre Sol le encomienda la labor de protector del equilibrio de la Tierra, y de interlocutor entre los hombres y lo divino, siendo así
un símbolo que sintetiza y une las polaridades. Es tanto solar como lunar, por eso su piel es negra con blanca en la parte inferior, aludiendo a su origen materno lunar y amarillo con negro en la parte superior, símbolo de su origen solar paterno.

En el Chiribiquete se hace alusiones de manera reiterativa a cuatro soles y cuatro jaguares que están entrelazados a un centro, aspecto que por lo demás es muy frecuente en la evidencia arqueológica y en las piezas etnográficas de muchas culturas y pueblos indígenas de Colombia y Suramérica (Castaño-Uribe pág. 256). También es representado en los paneles como un hombre
con cabeza de felino que dispone de la lanza sonajera, a manera de bastón de mando.

Representaciones típicas del Chiribiquete. Hombres con cabeza en C o cabeza de jaguar

Unido al jaguar aparece la constelación de Orión, o constelación del jaguar presente en las mitologías amazónicas. Dicha constelación es visible durante todo el año en
la serranía, generando un fenómeno astrológico singular: proyectada desde el cenit, sus cuatro estrellas principales se identifican con las cuatro patas o los cuatro colmillos del jaguar. Con su cola desplegada en actitud de salto, pareciera que
está cobijando durante toda la noche la serranía sagrada, desplegando un
salto cosmológico en sentido este-oeste (amanecer- atardecer nocturno)
(Ibid., pág. 112)

Conclusión

El Chiribiquete, que en lenguaje nativo significa “la casa del enjambre solar”, más que respuestas está entregando preguntas que empiezan a derrumbar ideas preconcebidas sobre el hombre en la antigüedad. Son estos ejemplos los que permitirán sentar las bases de una nueva forma de ver la vida, en la que evidencie y clarifique todo aquello que nos ha definido como humanos. Es claro como éste es un lugar de articulación, o encrucijada en el proceso de dispersión de elementos simbólicos y filosóficos para todo el continente americano. Es por esto por lo que se hace necesario no solo su estudio y difusión, sino además su conservación.

Anexo de imágenes

 

Imagen del hombre jaguar ascendente. Una de las representaciones repetitivas y más importante de los
murales. Este icono tiene cabeza de jaguar, y la representación de lo que posiblemente es un árbol, bastón o poste. Al
lado se encuentra un rectángulo con una abstracción de hombres danzantes. (Castaño-Uribe. Pág. 450)

 

En esta imagen se observa como un grupo de hombres que, de manera ceremonial, bailan y saltan en el eje
horizontal superior de un jaguar. Este es uno de los elementos centrales de la iconografía del Chiribiquete. (Castaño-Uribe. Pág. 482)

 

 

En esta imagen se observa la representación de la Canoa Cósmica Floreada y el papel ritual de la danza. En primer plano cazador guerrero con sus armas desplegadas: en medio una multitud de hombres de espalda (en representación abstracta), baila con sus armas arriba. En el fondo se observan los danzantes estelares que son los más destacados, usando trajes ceremoniales de pies a cabeza. En la mitad de la escena, el poste emblemático del centro del mundo. (Castaño-Uribe. Pág. 488)

           
Las imágenes  nos muestran las manos realizadas con técnicas de estampado en negativo, como parte de una escena de refrendación chamánica. (Castaño-Uribe. Pág. 537)

 

 

 

 

 En la imagen se observa un jaguar, cuyo dorso superior y lateral anterior contiene el icono de hombres trepadores como una metáfora dentro del propio jaguar, que
refuerza la idea de este como vehículo espiritual de ascensión a la Vía Láctea. Alrededor hombres bailando con armas empuñadas y en gran agitación. (CASTAÑO-URIBE. Pág. 487)

Bibliografía

Revista Semana. Especiales Chiribiquete. Sitio web
https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiquete.html
Revista Digital Universidad Nacional de Colombia. Julio 6 de 2018. Bogotá
Castaño-Uribe Carlos. Chiribiquete. La maloka cósmica de los hombres Jaguar. Grupo
de inversiones Sudamericana S.A. 2019[:es]Claudia Patricia Escobar Rúa

Introducción

La percepción de lo sagrado ha sido el potente motor de la evolución humana. Sin embargo, el paradigma positivista en el que aún se desarrolla la ciencia en la actualidad, hace creer que la evolución se da en una línea recta de progreso infinito, lo que deja por sentado que quienes nos precedieron hace millones de años eran simples bocetos infantiles de lo que es en la actualidad la humanidad. Reconocer cómo el pensamiento simbólico sagrado ha existido desde tiempos inmemorables, permite no solo ampliar la visión de la vida y la evolución, sino que además nos entrega la certeza de las bases de construcción de nuestro futuro.

Encontrar las evidencias de la vivencia de lo sagrado a lo largo del tiempo y en las diferentes latitudes, nos ayudará a derrumbar los viejos paradigmas y a continuar dando paso al hombre nuevo. Este artículo es un ejemplo de esto.

Serranía del Chiribiquete

El Chiribiquete es sin duda alguna el descubrimiento más importante de los últimos años en Colombia y quizás en Suramérica, pues resulta ser un enclave biológico, geográfico y arqueológico fundamental para comprender a los primeros pobladores del continente americano.

Fue descubierto en 1986 por el arqueólogo y antropólogo colombiano Carlos Castaño-Uribe, director de Parques Nacionales de Colombia, quien logra divisar desde una avioneta una particular serranía luego de que una tormenta lo desviara de su destino original. A partir de ese momento, se ha hecho un esfuerzo monumental por estudiarlo, comprenderlo y protegerlo, a tal punto que en el año 2018 es declarado Patrimonio Mixto de la Humanidad por la Unesco, y sale con fuerza a la luz pública su existencia.

El Chiribiquete es una meseta rocosa ubicada al sur de Colombia en la región de la Amazonia, y forma parte del conjunto de sistemas montañosos más importantes de la zona. Posee una extensión de 4.300.000 km2 que conforman el área protegida más grande del sistema de parques naturales del país.

Ubicación del Chiribiquete. Tomada de https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiquete.html

Este lugar tiene gran importancia por su singularidad desde el punto de vista arqueológico, geomorfológico y biológico. Esbozaremos a continuación su valor en cada uno de estos aspectos:

 Biológico

Comprende una de las áreas de mayor diversidad biológica en el mundo. Es un amplio territorio de selva húmeda, que tiene la particularidad de tener múltiples ecosistemas asociados. Se encuentra en interacción biogeográfica con la cordillera de los Andes, el Gran Chaco, el Cerrado y la Catinga brasilera, todos ellos biomas naturales, así como un inmenso número de corrientes de agua. Los microclimas existentes en la serranía permiten una gran variedad de ecosistemas. Las investigaciones muestran que podrían existir varias especies endémicas o únicas de este lugar, producto de las respuestas adaptativas.

Tipo             Número de especies     Observaciones

Plantas          2.138                                   16 nuevas para la ciencia
Mariposas    189                                      9 endémicas y 16 nuevas para la ciencia
Peces             60                                        3 nuevas para la ciencia
Anfibios       46                                         6 nuevas para la ciencia
Reptiles        60
Mamíferos   89

(Tabla 1 (hallazgos biológicos de las expediciones) Fuente: Revista Semana. Especiales Chiribiquete).

Todas estas particularidades, le han permitido ser considerada como Patrimonio Mixto de la Humanidad, por sus condiciones biológicas y arqueológicas.

 Geomorfológico

La serranía del Chiribiquete es uno de los accidentes geomorfológicos más antiguos del continente y la formación precámbrica más occidental del Escudo de la Guayana, (( El Escudo de la Guayana es una de las formaciones geológicas más antiguas del planeta. Está ubicada al
noreste de América del Sur)).
con edades que superan los mil novecientos millones de años en sus estratos más antiguos. Los tepuyes, ((Mesetas abruptas con paredes verticales y cimas relativamente planas)) que alcanzan alturas de 800 metros, han sido referente sagrado de muchas culturas de Suramérica.

Tepuyes del Chiribiquete. Uno de los lugares más antiguos del planeta. Imagen tomada de https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/Chiribiquete-patrimonio-mundial-de-la-humanidad-un-paraiso-visto-desde-la-geologia-y-la-geomorfolo/

 Arqueológico

El Chiribiquete es considerado uno de los sitios arqueológicos con las dataciones más antiguas de América 22.000 (AP). En él se encuentran más de 75.000 imágenes de arte rupestre, por lo que es considerada para muchos como la Capilla Sixtina de la Amazonia. Las evidencias muestran además que dichas pinturas se han realizado desde 22.000 (AP) hasta el año de 1978 D.C,
por lo que podría considerarse uno de los sitios en el mundo en el que se ha mantenido una tradición cultural de milenios, más o menos sin interrupciones.

Este descubrimiento ha presentado grandes desafíos para la arqueología, pues por su singularidad no puede verse solamente dentro de los esquemas tradicionales de desarrollos culturales particulares ni de tiempos cronológicos estáticos.

Uno de los grandes impactos ha sido sobre las fechas de poblamiento del hombre americano, ampliando su antigüedad de 14.000 a 30.000 años, reforzando las teorías formuladas por Jacques de Cinq-Mars, arqueólogo canadiense, sobre una ocupación más temprana del territorio. Igualmente refuerza varias teorías que sostienen que dicho poblamiento se realizó a partir de varias migraciones provenientes de varios puntos del planeta.

Arte rupestre

El Chiribiquete es una amplia zona por explorar, de la cual se ha excavado solo un 20% aproximadamente del total existente. En este porcentaje se han encontrado más de 60 paneles de 7  metros de altura (promedio) con pinturas de arte rupestre, realizadas con fines rituales y ceremoniales por un extenso periodo de tiempo. Las investigaciones demuestran que quienes hicieron dichas pinturas, tuvieron grandes conocimientos técnicos y astronómicos, así como un complejo pensamiento simbólico, que daría fundación a las particularidades formas de lo sagrado en todo el continente.

Es así como se evidencia un uso deliberado de algunos lugares para la realización de las pinturas. La mayoría de ellos consiste en abrigos rocosos pintados a una altura entre 350 y 650 metros sobre el nivel del mar, algunos ubicados en zonas muy elevadas y de difícil acceso. Dichas piedras eran sometidas a preparaciones previas para su pintura, y protegidas de la luz solar y los efectos de la lluvia gracias a las adaptaciones hechas artificialmente como zonas de abrigos.

Los dibujos están orientados en su mayor parte de frente a los cursos principales del agua y coinciden con los ejes este-oeste. Las representaciones son de tres tipos: a) murales, b) paneles complejos y simples, c) rocas móviles, todas ellas perfectamente pintadas en su mayoría de rojo (96%) teniendo variedades menores de ocre-amarillo, blanco y negro.
Las pinturas tienen un evidente fin ceremonial y ritual, con profundos contenidos simbólicos.

Paredón de arte rupestre en el Chiribiquete. Allí se puede evidenciar la diferenciación de niveles presentes en la mayoría de los paneles.

Son representaciones extendidas de ideas y ocupan gran parte de la pared de la roca. Su composición gráfica es compleja y representan lo que podría ser una trama o relato. Casi siempre fueron hechas en tres grandes estratos horizontales

 Inframundo: Es el espacio más bajo de la pintura. Se caracteriza por la saturación y superposición del color. Los dibujos son hechos a una escala más pequeña que las del resto, y por lo general, es deliberadamente resaltado con una banda pintada que los separa del resto de estratos.
 Mundo terrenal: Son dibujos menos superpuestos, con figuras a una escala más grande en las que sobresalen escenas rituales con presencia de muchas figuras humanas.
 Mundo celeste: sus representaciones son más grandes e independientes, sugiriendo que es el tema principal del panel. Se encuentran alusiones a animales más que a humanos, y se aprovechan las irregularidades de la superficie para resaltar ideas como no se ve en ningún otro estrato. (Castaño-Uribe pág. 64)

El centro del mundo

Otros de los elementos excepcionales de este lugar es su ubicación geográfica. La orientación de
la formación geológica (tepuyes) describe un eje norte-sur casi perfecto con respecto a la inclinación de la Tierra. Por otro lado, la línea ecuatorial corta la serranía del Chiribiquete aproximadamente en la mitad quedando una parte en el hemisferio norte y otra en el hemisferio sur (Castaño-Uribe pág. 114).

Posición del Chiribiquete con respecto a los ejes de la tierra y a la bóveda celeste. Tomado de Castaño-Uribe pág. 455

Esta posición privilegiada refleja realmente un ombligo del mundo, un punto cero en el que se cruzan los ejes horizontales y verticales con una particular
precisión. Algunos de los mitos de origen de los pueblos indígenas cercanos a la serranía, confirman esta visión simbólica:

(…) El padre logró desde la canoa cósmica (Vía Láctea) escoger el sitio de

origen porque observó que este era el único punto donde su bastón clavado en la roca no proyectaba sombra. Allí abrió un orificio sobre la tierra donde vertió su poder seminal y logra su primera creación: la Luna. Y luego toda la descendencia de animales y plantas y hombres” (Tomado de G. Reichel- Dolmatoff)

Muy cerca a la intersección de la línea equinoccial y el eje longitudinal de la serranía, hay cuatro grandes simas o cavidades naturales de 150 metros de diámetro por 150 metros de profundidad. Esta formación geográfica es interpretada por la mitología Desana (( Los Desana son un pueblo indígena nativo de las cuencas del rio Vaupés, área amazónica.)) como la marca que dejó el sol del sitio y momento de origen, representan cuatro referentes fundamentales de sacralidad del universo y constituyen cuatro marcas del poder seminal que define mundos duales, representado en todos los dibujos del Chiribiquete. Se hace evidente aquí un concepto clave de la cuatripartición del mundo.

La Vía Láctea, es otro de los elementos simbólicos importantes en los dibujos, siendo representada como la gran canoa cósmica, asociada a la serpiente anaconda o al río cósmico de leche. Esta es permanentemente visible en el cenit del cielo nocturno durante todo el año, con leves inclinaciones que sirven de indicador de los meses del año. Los avistamientos del cielo en la serranía permiten ver el arco de la Vía Láctea en una orientación este-oeste perfecta haciendo el mismo recorrido del Sol, y de la Luna, dando la sensación de que ambos viajan al lomo de la Vía Láctea. (Ibid., pág. 129). Es sorprendente no solo la precisión del espectáculo celeste, sino además la forma en que dicha precisión se entrelaza con las formas simbólicas representadas en este lugar.

Jaguar

Uno de los elementos más representativos de la serranía tiene que ver con las múltiples alusiones al jaguar y a los hombres jaguar, símbolo que luego estará presente en todo el continente, configurando lo que muchos autores han llamado como la jaguaridad continental.

Jaguar. Mayor felino de América.

En los mitos cosmogónicos de la región, el jaguar nace de la unión entre el Padre Sol y su hija la Luna. El Padre Sol le encomienda la labor de protector del equilibrio de la Tierra, y de interlocutor entre los hombres y lo divino, siendo así
un símbolo que sintetiza y une las polaridades. Es tanto solar como lunar, por eso su piel es negra con blanca en la parte inferior, aludiendo a su origen materno lunar y amarillo con negro en la parte superior, símbolo de su origen solar paterno.

En el Chiribiquete se hace alusiones de manera reiterativa a cuatro soles y cuatro jaguares que están entrelazados a un centro, aspecto que por lo demás es muy frecuente en la evidencia arqueológica y en las piezas etnográficas de muchas culturas y pueblos indígenas de Colombia y Suramérica (Castaño-Uribe pág. 256). También es representado en los paneles como un hombre
con cabeza de felino que dispone de la lanza sonajera, a manera de bastón de mando.

Representaciones típicas del Chiribiquete. Hombres con cabeza en C o cabeza de jaguar

Unido al jaguar aparece la constelación de Orión, o constelación del jaguar presente en las mitologías amazónicas. Dicha constelación es visible durante todo el año en
la serranía, generando un fenómeno astrológico singular: proyectada desde el cenit, sus cuatro estrellas principales se identifican con las cuatro patas o los cuatro colmillos del jaguar. Con su cola desplegada en actitud de salto, pareciera que
está cobijando durante toda la noche la serranía sagrada, desplegando un
salto cosmológico en sentido este-oeste (amanecer- atardecer nocturno)
(Ibid., pág. 112)

Conclusión

El Chiribiquete, que en lenguaje nativo significa “la casa del enjambre solar”, más que respuestas está entregando preguntas que empiezan a derrumbar ideas preconcebidas sobre el hombre en la antigüedad. Son estos ejemplos los que permitirán sentar las bases de una nueva forma de ver la vida, en la que evidencie y clarifique todo aquello que nos ha definido como humanos. Es claro como éste es un lugar de articulación, o encrucijada en el proceso de dispersión de elementos simbólicos y filosóficos para todo el continente americano. Es por esto por lo que se hace necesario no solo su estudio y difusión, sino además su conservación.

Anexo de imágenes

 

Imagen del hombre jaguar ascendente. Una de las representaciones repetitivas y más importante de los
murales. Este icono tiene cabeza de jaguar, y la representación de lo que posiblemente es un árbol, bastón o poste. Al
lado se encuentra un rectángulo con una abstracción de hombres danzantes. (Castaño-Uribe. Pág. 450)

 

En esta imagen se observa como un grupo de hombres que, de manera ceremonial, bailan y saltan en el eje
horizontal superior de un jaguar. Este es uno de los elementos centrales de la iconografía del Chiribiquete. (Castaño-Uribe. Pág. 482)

 

 

En esta imagen se observa la representación de la Canoa Cósmica Floreada y el papel ritual de la danza. En primer plano cazador guerrero con sus armas desplegadas: en medio una multitud de hombres de espalda (en representación abstracta), baila con sus armas arriba. En el fondo se observan los danzantes estelares que son los más destacados, usando trajes ceremoniales de pies a cabeza. En la mitad de la escena, el poste emblemático del centro del mundo. (Castaño-Uribe. Pág. 488)

           
Las imágenes  nos muestran las manos realizadas con técnicas de estampado en negativo, como parte de una escena de refrendación chamánica. (Castaño-Uribe. Pág. 537)

 

 

 

 

 En la imagen se observa un jaguar, cuyo dorso superior y lateral anterior contiene el icono de hombres trepadores como una metáfora dentro del propio jaguar, que
refuerza la idea de este como vehículo espiritual de ascensión a la Vía Láctea. Alrededor hombres bailando con armas empuñadas y en gran agitación. (CASTAÑO-URIBE. Pág. 487)

Bibliografía

Revista Semana. Especiales Chiribiquete. Sitio web
https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiquete.html
Revista Digital Universidad Nacional de Colombia. Julio 6 de 2018. Bogotá
Castaño-Uribe Carlos. Chiribiquete. La maloka cósmica de los hombres Jaguar. Grupo
de inversiones Sudamericana S.A. 2019[:en]Claudia Patricia Escobar Rúa
Introduction
The perception of the sacred has been the powerful engine of human evolution, however, the positivist paradigm in which science still develops today, makes us believe that evolution is given in a straight line of infinite progress, which takes for granted that those who preceded us millions of years ago were mere infantile sketches of what humanity is today.

Recognizing how sacred symbolic thought has existed since time immemorial, not only allows us to broaden our
vision of life and evolution, but also gives us the certainty of the foundations for the construction of our future.
Finding the evidence of the experience of the sacred throughout time and in different latitudes will help us to break down the old paradigms and continue to give way to the new man. This article is an example of this.

Chiribiquete mountain range

Chiribiquete is undoubtedly the most important discovery of recent years in Colombia and perhaps in South America, as it is a biological, geographical and archaeological site that is fundamental to understanding the first settlers of the American continent.

Location of Chiribiquete. Retrieved from https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiqu ete.html

It was discovered in 1986 by the Colombian archaeologist and anthropologist Carlos Castaño-Uribe, director of National Parks of Colombia, who managed to spot a particular mountain range from a small plane after a storm diverted it from its original destination. From that moment on, a monumental effort has been made to study, understand and protect it, to such an extent that it is in 2018, when it was declared Mixed Heritage of Humanity by UNESCO, that its existence came to public light.
Chiribiquete is a rocky plateau located in southern Colombia in the Amazon region and is part of the most important mountain systems in the area. It
covers an area of 4,300,000 km2 and is the largest protected area in the country’s natural park system. This site is of great importance for its uniqueness from an archaeological, geomorphological and biological point of view. We will outline below its value in each of these aspects:

 Biological
It comprises one of the most biologically diverse areas in the world. It is a vast territory of rainforest, which has the particularity of having multiple associated ecosystems. It is in biogeographic interaction with the Andes Mountains, the Gran Chaco, the Cerrado and the Brazilian Catinga, all of them natural biomes, as well as an immense number of water streams. The microclimates existing in the highlands allow for a great variety of ecosystems. Research shows that there could be several species endemic or unique to this place, product of adaptive responses. (See table 1). All these particularities, have allowed it to be considered as a Mixed Heritage of Humanity, for its biological and archaeological conditions.

Type               Number of species         Remarks

Plants               2.138                                     16 new to science
Butterflies       189                                         9 endemic and 16 new to science
Fish                                                                  3 new to science
Amphibians                                                   6 new to science
Reptiles
Mammals

Table 1. Biological findings of the expeditions. Source: Semana Magazine. Chiribiquete Specials.

 Geomorphological

The Chiribiquete mountain range is one of the oldest geomorphological features of the continent
and the westernmost Precambrian formation of the Guiana Shield((The Guiana Shield is one of the oldest geological formations on the planet. It is located in northeastern
South America.)). Its oldest strata are more than 1.9 billion years old. The tepuyes,(( Abrupt plateaus with vertical walls and relatively flat summits)) which reach heights of 800 meters, have been a sacred reference for many South American cultures.

Tepuyes del Chiribiquete. One of the oldest places on the planet. Image taken from https://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/Chiribiquete-patrimonio-mundial-de-la-humanidad-un-paraiso-visto desde-la-geologia-y-la-geomorfolo/

 Archaeological

The Chiribiquete is considered one of the archaeological sites with the oldest dates in America 22,000 (AP). It contains more than 75,000 rock art images, which is why it is considered by many as the Sistine Chapel of the Amazon. The evidence also shows that these paintings have been made from 22,000 (AP) to 1978 A.D., so it could be considered one of the sites in the world in which a cultural tradition of millennia has been maintained, more or less uninterrupted.

This discovery has presented great challenges for archaeology, because its uniqueness cannot be seen only within the traditional schemes of particular cultural developments or static chronological times.

One of the greatest impacts has been on the dates of settlement of the American man, extending its antiquity from 14,000 to 30,000 years, reinforcing the theories formulated by Jacques de Cinq-Mars, Canadian archaeologist, of an earlier occupation of the territory. It also reinforces several theories that maintain that this settlement was the result of several migrations from diferent parts of the planet.

Rock art

The Chiribiquete is a large area to be explored, of which only approximately 20% of the existing total has been excavated. In this percentage have been found more than 60 panels of 7 meters high (average) with rock art paintings, made for ritual and ceremonial purposes for an extensive period of time. Research shows that those who made these paintings had great technical and astronomical knowledge, as well as a complex symbolic thought, which would give foundation
to the particular forms of the sacred throughout the continent.

This is how a deliberate use of some places for the realization of the paintings is evidenced. Most of them consist of rock shelters painted at an altitude between 350 and 650 meters above sea level, some located in very high and difficult to access areas. These stones were subjected to previous preparations for their painting, and protected from sunlight and the effects of rain thanks to the adaptations made artificially as shelter areas.

The drawings are oriented mostly facing the main water courses and coincide with the east-west axis. The representations are of three types: a) murals, b) complex and simple panels, c) movable rocks, all of them perfectly painted mostly in red (96%) with minor varieties of ocheryellow, white and black.

The paintings have an evident ceremonial and ritual purpose, with deep symbolic contents. They are extended representations of ideas and occupy a large part of the rock wall. Their graphic composition is complex and they represent what could be a plot or story. They were almost always made in three large horizontal strata :

Rock art wall at Chiribiquete. There you can see the differentiation of levels present in most of the panels.

 Underworld: It is the lowest space of the painting. It is characterized by the saturation and superimposition of colour. The drawings are made on a smaller scale than the rest, and is usually deliberately highlighted with a painted band that separates them from the rest of the strata.
 Earthly world: These are less superimposed drawings, with figures on a larger scale in which ritual scenes with the presence of many human figures stand out.
 Celestial world: its representations are larger and more independent, suggesting that it is the main theme of the panel. Allusions to animals rather than humans are found, and the irregularities of the surface are used to highlight ideas not seen in any other stratum. (Castaño-Uribe p. 64).

The centre of the world

Another of the exceptional elements of this place is its geographic location. The orientation of the geological formation (tepuis) describes an almost perfect north-south axis with respect to the tilt of the Earth. On the other hand, the equatorial line cuts the Chiribiquete mountain range approximately in half, leaving one part in the northern hemisphere and the other in the southern hemisphere (Castaño-Uribe p. 114)

Position of Chiribiquete with respect to the earth’s axes and the celestial vault. Taken from Castaño-Uribe p. 455.

This privileged position really reflects a navel of the world, a zero point where the horizontal and vertical axis cross with particular precision. Some of the myths of origin of the indigenous peoples near the highlands confirm this
symbolic vision:

(…) The father managed from the cosmic canoe (Milky Way) to choose the site of origin because he observed that this was the only point where his staff stuck in the rock did not cast a shadow. There he opened a hole on the earth where he poured his seminal power and achieved his first creation: the Moon. And then all the descendants of animals and plants and men” (Taken from G. Reichel-Dolmatoff).

Very close to the intersection of the equinoctial line and the longitudinal axis of the mountain range, there are four large chasms or natural cavities of 150 meters in diameter by 150 meters deep. This geographic formation is interpreted by the Desana(( The Desana are an indigenous people native to the Vaupés River basins, Amazon area.)) mythology as the mark left by the sun of the site and the moment of the origin, representing four fundamental referents of the sacredness of the universe and constituting four marks of the seminal power that defines dual worlds, represented in all the drawings of the Chiribiquete. A key concept of the quadripartition of the world becomes evident here.

The Milky Way is another important symbolic element in the drawings, being represented as the great cosmic canoe, associated with the anaconda serpent or the cosmic river of milk. This is permanently visible at the zenith of the night sky throughout the year, with slight inclinations that serve as an indicator of the months of the year. Sightings of the sky in the highlands make it possible to see the arc of the Milky Way in a perfect east-west orientation making the same path as the Sun, and the Moon, giving the sensation that both travel on the back of the Milky Way. (Ibid., p. 129). It is surprising not only the precision of the celestial spectacle, but also the way in which this precision is intertwined with the symbolic forms
represented in this place.

Jaguar

One of the most representative elements of the highlands has to do with the multiple allusions to the jaguar and the jaguar men, a symbol that will later be present throughout the continent, con figuring what many authors have called continental jaguarity.

In the cosmogonic myths of the region, the jaguar is born from the union between Father Sun and his daughter the Moon. Father Sun entrusts him with the task of protecting the balance of the Earth, and of interlocutor between men and the divine, thus being a symbol that synthesizes and unites the polarities. He is both solar and lunar, that is why his skin is black with white at the bottom, alluding to his lunar maternal origin and yellow with black at the top, symbol of his
paternal solar origin.

Jaguar. Largest feline in the Americas.

In the Chiribiquete there are reiterative allusions to four suns and four jaguars that are intertwined to a centre, an aspect that is very frequent in the
archaeological evidence and in the ethnographic pieces of many cultures and indigenous peoples of Colombia and South America (Castaño-Uribe p. 256). He is also represented in the panels as a feline-headed man with a rattle spear, as a command staff.

Attached to the jaguar is the constellation of Orion, or the jaguar constellation present in Amazonian mythologies. This constellation is
visible throughout the year in the highlands, generating a unique astrological phenomenon: projected from the zenith, its four main stars are identified with the four legs or the four fangs of the jaguar. With its tail unfolded in a leaping attitude, it seems to be sheltering the sacred mountain range all night long, displaying a cosmological leap in an east-west direction (nocturnal sunrise-sunset) (Ibid., p. 112).

Typical representations of the Chiribiquete. Men with C-shaped head or jaguar head.

Conclusion

The Chiribiquete, which in native language means “the house of the solar swarm”, is providing more than answers, it is providing questions that begin to demolish preconceived ideas about man in ancient times. It is these examples that will lay the foundations for a new way of looking at life, in which everything that has defined us as human beings is evident and clarified. It is clear how this is a place of articulation or crossroads in the process of the dispersal of symbolic and philosophical elements for the entire American continent. That is why it is necessary not only its study and dissemination, but also its conservation.

Annex of images


 Image of the ascending jaguar man. One of the most important and repetitive representations of the murals.
This icon has a jaguar head, and the representation of what is possibly a tree, staff or pole. Next to it is a rectangle
with an abstraction of dancing men. (Castaño-Uribe. P. 450).


 This image shows a group of men ceremonially dancing and jumping on the upper horizontal axis of a jag uar. This is one of the central elements of the iconography of the Chiribiquete. (Castaño-Uribe. P. 482).


 This image shows the representation of the Cosmic Flowered Canoe and the ritual role of the dance. In the foreground a warrior hunter with his weapons deployed: in the middle a crowd of men back (in abstract representation), dances with their weapons up. In the background are the stellar dancers who
are the most prominent, wearing ceremonial costumes from head to toe. In the middle of the scene, the emblematic pole of the centre of the world. (Castaño-Uribe. Pg. 488)

                     
Images 4 and 5 show us the hands made with negative stamping techniques, as part of a
shamanic countersigning scene. (Castaño-Uribe. P. 537).


The image shows a jaguar, whose upper back and front side contains the icon
of climbing men as a metaphor within the jaguar itself, which reinforces the idea of the jaguar as a spiritual vehicle of ascension to the Milky Way. Around it, men dancing with wielded weapons and in great agitation. (CASTAÑO-URIBE. Page 487)

Bibliography

Semana Magazine. Chiribiquete Specials. Web site
https://especiales.semana.com/deforestacion/Chiribiquete.html
Universidad Nacional de Colombia Digital Magazine. July 6, 2018. Bogotá
Castaño-Uribe Carlos. Chiribiquete. The cosmic maloka of the Jaguar men. Grupo de
inversiones Suramericana S.A. 2019[:]