Isabelle Ohmann

Cuando Luis XIV decidió en 1660 agrandar el castillo de Versalles, hizo construir los Grandes Apartamentos del Rey y la Reina que debían ser, cada uno, compuestos de siete partes en relación con los siete planetas: el salón de Diana (la actual sala de los guardias de la reina), el salón de Marte (sala de los guardias que se ha convertido en la antecámara del Gran Cubierto), el salón de Mercurio (actual salón de los Nobles), el salón de Apolo (habitación) y luego, el salón de Júpiter (ahora salón de la Paz) el salón de Saturno (pequeño gabinete) y el salón de Venus (pequeña habitación). En los Grandes Apartamentos de la Reina, estas tres últimas partes se destruyeron en la construcción de la galería de los Espejos.

El salón de Mercurio (o salón de los Nobles) era el salón de audiencia de la Reina. Varios artistas realizaron el programa iconográfico del techo, inspirado por técnicas italianas. Los escultores trabajaron sobre dibujos de Charles Le Brun, el Primer pintor del rey, que dibujó la estructura decorativa de todos los techos, permitiendo así una unidad de estilo. Fue Miguel II Corneja quien realizó las pinturas, según el programa de los miembros de la Pequeña Academia, fundada por Colbert. Este programa incluye la figuración de las influencias de dioses que presiden a las salas, los grandes hombres (para los apartamentos del rey) y las grandes mujeres (en los apartamentos de la reina) de la Antigüedad. La clave principal para definir las alegorías es la Iconología de Cesare Ripa, un diccionario de alegorías editado en 1593, traducido al francés y muy difundido en el siglo XVII. Los temas ilustran las virtudes que forman un elogio moral del rey y de la reina, pero hacen también alusión a acontecimientos precisos de la historia del rey.

1

El panel central del techo de Mercurio en el salón de los Nobles

El techo esta compuesto por tres niveles iconográficos: las curvas, que ilustran el papel de Mercurio como inventor de las Cartas; las esquinas y las esculturas que mencionan Mercurio como dios del Comercio; y finalmente el techo central que ilustra a Mercurio como maestro de la Inteligencia humana.

Mercurio, las artes y las mujeres

Mercurio era, como lo destaca Ripa, el inventor de las cartas y ciencias según la tradición egipcia. Dado que se conectó el salón a los apartamentos de la Reina, se encuentran en las curvas mujeres famosas que se ilustraron en las artes, las letras y las cosas del espíritu.

En la primera curva, la poeta griega Sapho está representada jugando del cuadrante en medio de sus compañeras. El cuadrante recuerda que Mercurio había inventado y luego cedido a Apolo para hacerse perdonar de haberle ocultado sus bueyes. El cuadrante figura también en primer plano del panel central y en sucesivas ocasiones en la estructura decorativa, así como dos otros atributos del dios, el petate, gorro alado, y el caduceo.

2

Aspasia, la maestra de Pericles, en medio de los filósofos.

La segunda curva muestra a Penélope, la mujer de Ulises, tejiendo. La fidelidad de Penélope era una virtud que convenía a la reina María-Teresa.

La tercera curva representa a Lala de Cízica, una mujer pintor de la Antigüedad, citada por Plinio el Anciano: “nadie tuvo la mano más rápida en la ejecución, y su virtuosidad fue tal que sus precios triunfaban con mucho sobre los de losmás famosos pintores de su tiempo.”

La última curva muestra a Aspasia, la maestra de Pericles, muy estimada por sus calidades intelectuales. Está representada aquí en conversación con los filósofos. Frente a ella esta quizás Sócrates, con el cual conversaba frecuentemente.

Mercurio, dios del Comercio

Las cuatro esquinas se inspiran en alegorías extraídas de la Iconología . La primera esquina, recuerda que Mercurio preside los destinos comerciales. El Comercio se sienta sobre paquetes de mercancía. Se asocia a dos grupos de esculturas donde se ven a unos querubines que transportan paquetes de mercancía y hacen cuentas.

En la segunda esquina , la Diligencia tiene una flecha en la mano derecha y una espuela. Está representada tambié n en el panel central con este último atributo. La Diligencia se asocia a Mercurio, mensajero de los dioses, que, con sus zapatos alados, se desplaza a la velocidad del relámpago.

En la tercera esquina, el Estudio está representado con una pluma en la oreja, una lámpara encendida, un libro y un gallo. Finalmente la Academia de Platón, que se ilustra coronada y sentada en una cátedra, esgrimiendo una filacteria sobre el que esta inscrito “a la inmortalidad”. El mono a su lado lleva un libro en la mano. Se trata de una evocación de Thot bajo la forma del babuino egipcio.

3

La Academia de Platón sentada en una cátedra, esgrimiendo una filacteria.

Dos grupos de esculturas ilustran la relación de Mercurio con el Conocimiento. Uno muestra un querubín que tiene un caduceo en la mano en la actitud del orador, se puede ver la Elocuencia, recordando así el Hermes Logios que preside al arte de la palabra. El segundo muestra un querubín que mide una distancia sobre el globo terrestre ayudándose de un compás, alusión a la medida de la Tierra que era un tema de trabajo de la Academia de las Ciencias y recuerda la
importancia del estudio de las Matemáticas, también ilustrada en el panel central. Sobre la cornisa a la izquierda se ha colocado un círculo del zodíaco recordando el papel y la influencia de los astros en el destino humano, y muy
especialmente, en el de los reyes.

Mercurio y Atenea en el techo central, colocado bajo Mercurio en primer plano y designándolo del dedo, se reconoce a Minerva, representada según la tradición, vestida de una armadura y tocada de un casco con penacho. Diosa de la Sabiduría y de la Razón, Minerva está así directamente vinculada a Mercurio, dios de la Inteligencia humana. Tiene el
codo apoyado en un libro, representando a la vez el conocimiento y la filosofía. Minerva está también en relación con las cuatro curvas, puesto que era la protectora de las artes (Sapho, Lala de Cízica) y de los artesanos, y especialmente de los tejedores (Penélope), y de los filósofos (Aspasia).

4

Minerva señalando la Matemática y la Diligencia.

Detrás de Minerva, se percibe la Diligencia. A la derecha se distinguen la Pintura, reconocible por su paleta y la Historia, figurada por la musa Clío. Arriba se ve a la Vigilancia, quie n tiene por atributos una lámpara de aceite y un libro “porque por la lectura el hombre se hace vigilante” como lo ha escrito Cesare Ripa. A su lado la Industria que lleva un cetro coronado de una mano. El cetro es signo de grandeza y prontitud, mientras que la mano simboliza el trabajo y la dirección y es gracias a ella que se concretan la mayoría de las artes “por lo cual Aristóteles la llama muy justamente el instrumento de los instrumentos.” La Vigilancia y la Industria son las virtudes con las cuales preside Mercurio como dios del Comercio.

El Conocimiento y la Inteligencia

Cerca de Minerva se distingue una figura que tiene un globo en una mano y una hoja que lleva esquemas geométricos en la otra. Se trata de la Matemática. El globo simboliza tanto “el círculo del Cielo” como la Tierra y significa que “no tendríamos ningún conocimiento determinado de las dimensiones ni del uno ni del otro, sin basarse en las razones de las Matemáticas.” Lleva un casco alado que significa según la Iconología que “por la fuerza de su espíritu, asciende a la
contemplación de las cosas celestiales.” En la parte superior, sobre las nubes, a la derecha y a la izquierda de Mercurio, están pintados distintos personajes. El que lee un libro es la alegoría del Conocimiento. Tiene en su otra mano una antorcha, símbolo del Conocimiento como fuente de luz para el espíritu. A sus lados se encuentra la Música con un arpa. Debe tomarse no como el
arte, sino en un sentido pitagórico, como armonía de las esferas.

Del otro lado, se encuentra el Mérito, que tiene por atributo un cetro y un libro. “Significan dos clases de mérito, cuyas fuentes son las armas y las cartas”. A su lado el Intelecto, con un cetro y un águila. “El águila significa la vivacidad del entendimiento por el que nos elevamos a las cosas más altas, y los contemplamos, como hace el águila, que se lanza hacia las alturas y que observa fijamente el sol.” Es la idea de subida hacia las regiones superiores del espíritu que está representada en este grupo iconográfico, ilustrando el papel de Mercurio como el que hace la transición entre la sabiduría humana y la sabiduría divina.

Es así como nos aparece Mercurio bajo su triple cara, con la imagen de los tres círculos del mundo. Dios del comercio y la industria, asociado a la Vigilancia y la Diligencia, es la imagen del desarrollo económico de Francia bajo el reinado de Luis XIV. Dios de las artes en sentido amplio, es decir, de todos los conocimientos y de los que los practican, Mercurio es, en el segundo grado, el maestro del Conocimiento, alimentado por el Estudio y la Filosofía. Y finalmente, en un nivel más místico, está representado en el cielo como el intermediario entre los hombres y los dioses, el que permite al alma acceder a los misterios del universo, la Inteligencia humana misma.