La Academia fue fundada por Platón en el 387 a.n.e. en uno de los tres bosques sagrados de Atenas, entre olivares dedicados a Atenea, edificios dedicados a Zeus, a las Musas, así como un hipódromo y un gimnasio y desde su creación hasta el 529 de nuestra era, funcionó como un centro de estudio y de saber, inspirador de las modernas universidades.
Por tal motivo, siempre que ha tenido la oportunidad, el Instituto Hermes ha mostrado su reconocimiento a la institución creada por el Divino Platón. Así en 2013, con motivo del 2400 aniversario de la fundación de la Academia se organizó un
congreso internacional en Marsella (Francia) sobre diferentes aspectos de la obra platónica y en 2015, el lugar donde estuvo la Academia, de la que aún quedan restos arqueológicos, fue uno de los lugares visitados por una nutrida delegación de colaboradores del Instituto con motivo de su XXV Aniversario.

En la actualidad el lugar es una superficie arbolada de unas 13 hectáreas, en la que afloraron restos arqueológicos como consecuencia de unas excavaciones de hace más de medio siglo. Se trata de un lugar sombrío, donde actúan bandas de delincuentes. Sin embargo, en 2021 el Ministerio de Cultura griego y el Ayuntamiento de Atenas firmaron un acuerdo para rescatar esta zona de la marginalidad en la que se encuentra.

Para ello hay un proyecto que pretende poner en valor el patrimonio arqueológico y natural del lugar y construir un museo dedicado a la ciudad

de Atenas que permita exhibir los más de 300.000 objetos procedentes de diferentes excavaciones, con un presupuesto de casi cuatro millones de euros. Bienvenida sea esta intervención que devuelve un futuro más digno para la Academia de Platón, a la que tanto le debe Occidente.