Un estudio  sobre el motivo de las “Pruebas del Héroe” en la literatura contemporánea.   Los ejemplos de P. Coelho “El Alquimista”, J. R. R Tolkien  “E l señor de  los anillos” y O. Elytis  “Axion Esti tis “
Christina Laski

Introducción: ¿Son actualmente válidos los mitos?
Filósofos, artistas y maestros de todos los tiempos han hablado de los héroes mediante la creación de canciones, imágenes, historias y mitos, con el fin de inspirar a la gente a seguir caminos que conduzcan a la sabiduría, la libertad, la potencia y la luz. Sin embargo, lejos de aquellos tiempos y culturas donde la trayectoria heroica parece más clara, más accesible, más venerada, en esta era de transacciones, individualismo y materialismo, las historias heroicas parecerían más propias para maravillar a un anciano académico que una fuente de inspiración para la mentalidad moderna.
¿Está la forma del pensamiento mítico perdida para siempre? ¿No quedan narradores o nuevas historias que contar y oídos que les presten atención? ¿Podría esta forma de pensar no corresponder ya a un mundo que ha cambiado más radicalmente en los últimos 100 años que en los últimos 1000? Y ¿es realmente “moderna” la mente del hombre (que tanto detesta la mente de sus antepasados) que no necesita comprender los mitos, modelos y arquetipos para orientarse? Tal vez una mirada más cercana o una mentalidad más auspiciante de los signos de nuestro tiempo, nuestro siglo XX y XXI, revelarían una vez más la simple gran verdad: tal vez no han perecido, sólo se han transformado. Si uno mira de cerca a la ficción popular contemporánea y el arte, ya sea música o literatura, o –naturalmente- la forma de arte más vibrante de nuestra era, la cinematografía, uno podría establecerlo realmente.
La reciente inmensa popularidad del género épico y la fantasía en la literatura y el cine, la tradición, lo celta y corrientes épicas en la música, o la afición entusiasta hacia la estética medieval como un medio de escapar de nuestro propio hábitat industrializado, todo indica que el individuo moderno se encuentra en necesidad de un cambio, o -mejor dicho- una reunión con algunos de los aspectos más profundos de la psique humana. Uno de ellos es la necesidad de mitos. Y de héroes.
Quizás Jung, Nietzsche y Campbell estarían de acuerdo, si se presume que todo es debido a los ciclos del tiempo y el eterno retorno de arquetipos, o –incluso- si declaramos que los mitos no se pueden perder, porque están enraizados profundamente en la mentalidad humana. Existe, en cualquier época, una perpetua lucha interna para el autoconocimiento y dominio de sí mismo, a los que la gente da forma y expresión con el fin de materializarlo y capturarlo. Así que hoy todavía hay mitos e historias sobre héroes vestidos con armadura o en ropa de calle; incluso cuando se expresan de diferentes maneras y formas de comunicación, que todavía pueden tener la misma esencia. Ellos, los héroes, son los que superan grandes obstáculos y luchan contra la oscuridad hasta que llegan a su propio destino.
En este ensayo vamos a centrarnos en nuestro ámbito más familiar, la literatura, con el objetivo de demostrar la diacrónica influencia del pensamiento mítico en la escritura del siglo XX, y para acentuar una estructura común que se encuentra debajo de su superficie. Además, vamos a tratar de aplicar teorías modernas de los campos de la narrativa, la mitología comparada y la psicología en este tipo de textos para arrojar luz a su patrón subyacente.
El elemento más fundamental del pensamiento mítico es uno que podría llamarse el “motivo de la prueba”. Se puede establecer que en una historia sobre las aventuras de un protagonista, hay una secuencia típica de eventos que se basa en este motivo de las pruebas. No importa si se trata de Teseo, Arjuna, Inanna, el Rey Arturo o Brunilda; es mediante la introducción en un mundo de tribulaciones, dificultades y las pruebas de cualquiera naturaleza ética, intelectual o física, que el héroe avanza no sólo en la historia, sino también en el proceso de auto-descubrimiento, en el viaje heroico del discípulo de la Vida. Este patrón se puede encontrar no sólo en las canónicas narraciones míticas, sino también en prácticamente cualquier texto que cuente una historia de un protagonista en la búsqueda de un objetivo. Material o inmaterial, el objeto, los opositores, los aliados y las pruebas, el viaje en sí, todos ellos existen, y tales historias iluminan el camino de todos y cada uno de aquellos que se llaman a sí mismos seres humanos. El camino de las pruebas es el camino de la trascendencia. Es en este patrón mental y de narrativa que vamos a tratar de explorar.

Enfoque metodológico
Un método efectivo de trabajo puede estar basado en algunos de los principios básicos de la semiótica y el estructuralismo, tal como fueron formados por intelectos como el de Vladimir Propp, Claude Lévi-Strauss y Aljirdas J. Greimas. También está muy influido por la obra de Joseph Campbell, sobre todo por su teoría del mono-mito (El viaje del héroe) tal como se presenta en su obra fundamental El héroe de las mil caras (1949). Junto con la importante influencia de Campbell, la teoría junguiana de los arquetipos, las estructuras básicas que aparecen constantemente tanto en los mitos de la humanidad y en el subconsciente del individuo.
Un concepto básico de la teoría semiótica es “estructura”. El estructuralismo sostiene que la naturaleza de cada elemento tiene su propio significado, pero que se define por todos los demás elementos que intervienen en la situación. Por lo tanto, es a través de la interacción de diferentes factores en el universo narrativo que cada individuo se define. Otro principio importante de esta teoría es que se pueden encontrar similitudes en la estructura más profunda de narraciones, cuentos y mitos, independientemente de su época o de origen.

“Es posiblemente una de las muchas conclusiones de la investigación antropológica que, a pesar de las diferencias culturales entre distintas partes de la especie humana, la mente humana es en todas partes una y la misma.” (Cl. Levi-Strauss, “Primitive Intellect and Civilized Mind?, from the Massey Lectures, 1977).

Más específicamente, el método dibuja sus raíces de la obra de varios teóricos de los estudios humanos. En su obra Morfología del cuento (V. Propp, Morfologija skazki 1928). el argumento básico de V. Propp es que es posible formular un método para analizar las narrativas no en función de sus distintas parcelas, sino en “funciones”, en su estructura más profunda, que es homogénea. En un camino similar, durante la década de 1950, Cl. Levi-Strauss también aplica los principios de la lingüística de F. de Saussure al estudio de la antropología. En las siguientes décadas, sobre todo en Francia, varias escuelas de la semiótica desarrollaron la teoría, como A. J. Greimas, quien, mediante la combinación de Saussure y Hjelmslev, desarrolla la idea de una “gramática narrativa”. La composición de una teoría general y la metodología de los estudios en humanos, no se basa en la superficie, sino en el nivel de profundidad homogénea de sistemas.
El método de Greimas, tal como lo desarrolla en su libro Sémantique Structurale (1966), y más concretamente el “modelo actancial” de los seis “actantes“( A. J. Greimas, Sémantique Structurale (1966), pp. 172-191.) (“dramatis personae” para Propp), se ha aplicado de manera eficiente para el análisis de las narrativas. En este modelo, los elementos que se utilizaran en este ensayo, se basa en el principio de que hay “campos de acción” básicos en cada historia, que son necesarios para su perfeccionamiento. Esos actantes son:

“Sujeto”: El héroe; la figura central de la historia es la que se somete a todo tipo de pruebas con el fin de lograr una cierta búsqueda.
Objeto”: el objetivo del héroe, que puede variar de un objeto inanimado (por ejemplo, un tesoro) a una persona (una princesa) o un objetivo abstracto (la libertad, la justicia, la sabiduría).
Remitente”: este elemento estructural es el que inicia una búsqueda. Puede ser, por ejemplo, una deidad, un rey o un tutor que establece un calvario. A veces, el remitente es el propio Sujeto.
“Receptor”: a menudo es el héroe que recibe la misión, pero también puede ser el público en general o de quien se beneficia del éxito del héroe, la adquisición de la finalización o el orden natural o el bienestar general.
“Ayudante“: este elemento es fundamental para el éxito del Asunto. Puede ser una cualidad abstracta, un instrumento mágico o poder, o un adversario que, después de su “doma” se convierte en benéfico; o personajes que inspiran y asesoran al héroe: un tutor, un compañero o una compañera, una “dama”.
“Oponente”: Este es el elemento más influyente de la historia, ya que sus acciones producen la situación, debido a que el sujeto está motivado. Su derrota marca el restablecimiento del orden y la finalización del viaje del héroe. En las narraciones canónicas, como los mitos, el oponente es a menudo una criatura dañina (no-cent), como un dragón o un villano (personaje); pero también puede ser la propia ambivalencia y la debilidad del héroe, un obstáculo interno que debe ser superado por el sujeto para conquistar su verdadera naturaleza. Como tal, tenemos la siguiente estructura(Semantique Structurale: p. 180.):

Estos actantes, combinados con algunos elementos de la teoría junguiana de figuras arquetípicas (Anima, Sombra, Viejo Sabio, Guerrero, Rey), pueden ser elementos-guías decisivos para el estudio de personajes.
Otro básico instrumento teórico es el de “semiótica de la acción”, según el cual la acción se inicia a causa de una situación negativa de “privación” o “desequilibrio“, la injusticia, sobre la que el sujeto tiene la intención de revertir a una situación positiva. Así, el “sujeto” desarrolla un camino para satisfacer la necesidad de un “objeto” en particular. Esta búsqueda se compone de tres etapas que son generalmente designados por “pruebas” (“épreuves” para Greimas). Con el fin de tener éxito en las pruebas y para el desarrollo de la historia, el sujeto debe adquirir competencias a través del conocimiento y el desarrollo personal (“Sémiotique des pasiones“). Esta secuencia, sin embargo, no está garantizada y puede ser incumplida, y a menudo es una característica literaria para el actante el desafiar o fracasar; por tanto, no es la adquisición de un resultado inmediato, pero sí adquirir la experiencia más profunda, y muchas veces trágica de la condición humana.

“Estas funciones del héroe dentro de un procedimiento de pruebas son gratuitas. Tienen un carácter de elección e irreversibilidad. Esos elementos definen la actividad histórica de la humanidad“( E. Kapsomenos, Narratology, p. 124.). El éxito del héroe no es predefinido; tiene que ganarse.

En particular, hay tres pruebas básicas en un patrón narrativa canónica (Semantique Structurale: p. 197.):

1. La prueba cualificante («épreuve qualifiante»), durante el cual el sujeto, a través de una característica o acción extraordinaria, ha demostrado para otros o para sí mismo poseer la competencia (ser capaz de hacer) y el despertar de la conciencia (conocer el cómo hacer las cosas) necesarias para restablecer el equilibrio en la comunidad o su propio estado.
2. Una prueba principal («épreuve principale»), en la que se desarrolla el motivo básico Confrontacion-Victoria, donde el tema se enfrenta y Derrota al antagonista y restaura el orden o sacia la privación inicial.
3. Una prueba glorificante («épreuve glorifiante»), que está a veces ausente y los resultados son reivindicación del sujeto, la restauración a su estado predestinado, a su completura.
En estos términos, el papel de la prueba o juicio en el curso del sujeto es fundamental. No es sólo a través de esas pruebas que la historia se desarrolla, sino que la prueba también transforma al protagonista en alguien diferente, les proporciona habilidades y virtudes que nunca tuvo antes, o no pensaba que tenía, y enriquece su ser con más conocimiento del mundo y su propio yo. Esta estructura es muy similar al antiguo y universal procedimiento de iniciación, que era el centro de desarrollo espiritual del individuo, presente en el núcleo de cada civilización:

“La iniciación es un proceso con el objetivo de actualizar psicológicamente el paso de un estado supuestamente inferior de la existencia a uno superior […] toda iniciación significa la “muerte” de una personalidad anterior y el adoptar una nueva, una más congruente”.(F. Schwarz: The New Anthropology, p. 90.)

Otro teórico importante desarrolla su método en un contexto similar. En su obra fundamental El héroe de las mil caras (1949), el análisis de los textos de diversas épocas y regiones, Joseph Campbell codifica este proceso del “Viaje del Héroe” o el “mono-mito”, ya que es la estructura dominante de la trama de los protagonistas en una mayoría de narraciones. Por otra parte, utiliza las ideas de la teoría de los arquetipos de Jung para encontrar la estructura subyacente común en toda religión y mito. En pocas palabras, sugiere que no importa la cultura que se examina, la mente humana producirá y narrará la misma historia esencial, que es -de hecho- la historia del hombre mismo en su lucha por la vida hacia un mayor logro y hacia la comprensión del Ser y el Cosmos. En este modelo,

“El héroe se lanza del mundo del día a día a una región de sobrenatural maravilla: fuerzas fabulosas son encontradas ahí y una victoria decisiva se gana: el héroe regresa de esta misteriosa aventura con el poder de otorgar favores a su semejantes.“(Joseph Campbell, The Hero with a Thousand Faces, p. 40.)

El “Viaje del Héroe” comprende 17 etapas divididas en 3 secciones principales: “Salida”, “Iniciación” y “Retorno”, que podrían ligeramente corresponder con los tres ensayos de Greimas. La “Salida” es el momento decisivo: la salida del refugio seguro de la casa hacia la aventura por comenzar.

La “Iniciación” es cuando el héroe derrota a los adversarios, e incluso desciende a los infiernos para ascender de nuevo y así obtener su plena potencia. El “Retorno” es una reintegración al lugar donde el héroe comparte los beneficios de su conquista y adquiere su posición predetermina. No todas las historias contienen todas las etapas, mientras que otras pueden tener en un orden diferente.

cambel
Por razones de brevedad, se presentan sólo los títulos y un esbozo de las 17 etapas, analizando más adelante en nuestros ejemplos tal y como aparecen:
I- Salida: 1. La llamada de la aventura > 2. La negativa de la convocatoria > 3. Ayuda supernatural > 4. Cruzando el Umbral > 5 Vientre de la ballena > 6. El camino de pruebas.
II- Iniciación: 7. La reunión con la Diosa > 8. La mujer como tentadora > 9. Expiación con el Padre > 10. Apoteosis > 11. El último impulso.
III- Retorno: 12. Denegación del regreso > 13. La magia del vuelo > 14. Rescate de la nada > 15. El cruce del umbral de retorno > 16. Maestro de dos mundos > 17. Libertad para vivir.
Los textos: El Alquimista, El Señor de los Anillos, Axion Esti (Es Digno).

Diferentes territorios, caminos similares
Las obras literarias elegidas como muestras son relativamente recientes, ya que también es nuestra intención mostrar la validez diacrónica y la popularidad de la mentalidad mítica en todas las épocas y, lo más importante, en el tiempo actual, en el que el dominio de la tecnología y la racionalidad y la globalización de valores, han influido radicalmente nuestra manera de evaluar la vida. Las obras en cuestión se derivan de los escritores de diferentes escritores del siglo XX, que comparten -sin embargo- este elemento común: todos ellos han tratado -a su manera- de volver a aplicar el pensamiento mítico en sus obras, y vestir, podríamos decir, “vino viejo en odres nuevos”, y crear nuevos mitos para una nueva era.

coelhotolskinodiseus

Mentes diferentes, vías paralelas
Dos de esas obras, El Alquimista, de Paolo Coelho, y El Señor de los Anillos de J. R. R. Tolkien, son novelas; la otra, Axion Esti (“Es digno”) de Odysseus Elytis, es un poema.
La estructura narrativa, sin embargo, es bastante similar, ya que es una estructura de la mente humana, la mente de un narrador con ganas de contar una historia que va a motivar e inspirar a
los que transmite. En general, debido a la popularidad de las obras específicas, daré por sentado que el lector está muy familiarizado con el material tratado, por lo que no voy a emplear mucho tiempo y espacio presentando la trama y el texto de cada obra, excepto quizás el “Axion Esti”, la que podría ser menos conocida para el lector.
El Alquimista, de Paolo Coelho

alquimia

Primera portada de la edición en inglés, 1993.

Nacido en Brasil, Paolo Coelho (1947-) mostró desde muy joven su afiliación a los puntos de vista radicales sociopolíticos de la generación hippie, así como su inclinación a viajar, al pensamiento filosófico y el deseo de convertirse en un autor. El Alquimista (1988), escrito en sólo en dos semanas, es su segundo libro y más
popular obra, después de haber vendido 65 millones de copias en 67 idiomas diferentes, estableciendo un nuevo récord Guinness del autor vivo más traducido. En este libro vemos el desarrollo de los principios básicos y el estilo del autor, que es un ambiente místico, y el motivo de la “Leyenda Personal”, la realización, a través de la lucha por la libertad, el amor y la sabiduría, del destino de uno, que se asemeja en gran medida al mismo lema de Joseph Campbell en “Siga su dicha”.
La trama de El Alquimista trata de Santiago, un pastor español que hace un peligroso viaje a Egipto para encontrar un tesoro que ha visto en un sueño, vaticinado por una gitana. Él vacila antes de decidirse a iniciar su venturoso viaje, inspirado en la tutoría de Melquisedec, un antiguo rey. El Tema central del libro proviene de esta sección:

“El cumplimiento de la Leyenda Personal, quees el único deber del hombre. Todo es uno y el mismo. Cuando quieres algo, todo el universo
conspira para ayudar a conseguirlo”.(P. Coelho, The Alchemist, p. 59.)

Cuando es robado, trabaja para un comerciante y reunir dinero para el viaje. Viaja con un inglés a través del desierto del Sahara, donde conoce a Fátima, una mujer hermosa con la que se
enamora y le pide que se case con él. Ella está de acuerdo, pero sólo después de instándolo a cumplir primero su Leyenda Personal y encontrar su tesoro. Después de muchas aventuras,
Santiago se encuentra con El Alquimista, un personaje misterioso que se convierte en su tutor.

El Alquimista viaja con Santiago y le instruye en el Alma del Mundo y el verdadero significado de la Leyenda Personal, que no es un tesoro físico, sino la sabiduría que viene de la travesía. Después de ser capturado por tribales, el Alquimista guía indirectamente a Santiago para lograr un milagro que impresiona a los captores, liberándolos. Poco después, Santiago continúa su viaje solo, y se encuentra con dos ladrones en una iglesia copta; uno revela haber tenido un sueño similar acerca de un tesoro en España, donde Santiago comenzó su viaje. Santiago regresa a su casa y encuentra el tesoro, y planea regresar junto a Fátima, que le espera.
Fácilmente se puede establecer que El Alquimista expone el conocido arquetipo del héroe en un viaje de auto-conciencia. En cuanto a los actantes de la narración, vemos claramente el Sujeto en Santiago, protagonista valiente y de mente abierta que se transforma por completo a través de las pruebas de su viaje. El Objeto de la búsqueda se pensó inicialmente en un tesoro, que finalmente se convierte en una alegoría para la realización de sí mismo y la experiencia de la vida. Al igual que en la mayoría de las historias, el Remitente inicial de la búsqueda se puede remontar a un misterioso personaje sabio, que en este caso está menos centrado en la adivina y más en el rey de Melquisedec. Sin embargo, es el sueño en sí, que simboliza la llamada del destino, que provoca el inicio la búsqueda. Esos dos personajes, el rey y el adivino, posteriormente, pueden ser vistos como “Ayudantes”, como las personas que ayudan con sus consejos al joven protagonista, en su ignorancia inicial y ambivalencia. Otro ejemplo más complejo de un “ayudante“, es Fátima, amada del héroe, que, sin embargo, puede verse inicialmente como una forma simbólica de un adversario, un Campbellian “La mujer como tentadora“, ya que Santiago está dispuesto a abandonar su Objeto inicial para conformarse con que la felicidad convencional. Ella se convierte en una fuente de estimulación, la transformación de un “Aphrodite Pandemos” en una “Afrodita Urania”, sólo a través de la tutoría del alquimista, es como Santiago ve que

“el amor nunca retiene a un hombre de perseguir su destino. Si abandona esa búsqueda, es porque no es el verdadero amor … el amor que habla el lenguaje del mundo”.( As above, p. 202.)

Y esto nos lleva a la última “ayudante” de la historia, que es el actual Alquimista, poseedor del Elixir de la Vida y la piedra filosofal, que se convierte en el tutor del joven. Es profesor de Santiago a través de palabras y pruebas y, lo más importante, lo inicia en el Alma y el lenguaje del mundo, que le ayuda a comunicarse no sólo con los elementos, sino también con su propio corazón, transformándolo de un hombre capaz de lograr su Leyenda Personal.
En cuanto a las etapas del mono-mito de Campbell, aunque algunas aparecen en una forma alegórica, están evidentemente presentes en la historia:

indirecta o poco clara, pero en un camino orientado en los objetivos; el peligro, la soledad, y la tentación en el camino; guías y amigos en la empresa; la sabiduría, la madurez y la iluminación espiritual como recompensa.(http://members.tripod.com/intotheunknown_void/id34.htm).

El protagonista comienza la “prueba de cualificación”; es su decisión seguir su sueño, su propia “llamada a la aventura“, independientemente de sus desdichas iniciales y con ayuda divina, en forma de “Remitente” Melquisedec, que se muestra como una deidad:

“los dioses no pueden tener deseos, porque no tienen leyendas personales”.( The Alchemist, p. 75.)

La historia continúa en el desarrollo de los elementos de la cuarta, quinta y sexta etapas del mono-mito. Antes de la “prueba principal” de Santiago, vienen una serie de otras menores, como el cumplimiento de la premonición del atentado en el oasis, la continuación del viaje a pesar de caer en el amor, la tormenta de arena milagrosa de Santiago, y otros. Son, sin embargo, 4 las pruebas importantes durante las cuales se deben superar adversarios psicológicos, como la derrota, la soledad, la traición y la duda, y adquirir importantes cualidades morales y cognitivas, tales como la perseverancia, la voluntad, el coraje, la intuición y la magia, y una comprensión más profunda del “lenguaje del mundo” y el propósito de la vida. Estas son sus verdaderos “dones”, que facilitan al héroe en su aparente “prueba principal”, el regreso a su tierra natal y el descubrimiento del tesoro bajo el árbol sicómoro. La posterior “prueba de glorificación” se da a entender en forma de “Cruce del umbral de retorno” y la obtención de la “libertad para vivir”: “Ya voy, Fátima”(As above, p. 265.)
En conclusión, es evidente que en El Alquimista el viaje del héroe se lleva a cabo a través de múltiples pruebas, que están sólo en parte relacionadas con las verdaderas circunstancias de la propia travesía. El héroe pasa por diferentes obstáculos y cumple con diferentes personas, pero, en un espectro más amplio, las batallas más importantes tienen lugar dentro de su propio ser. Los Oponentes y los Ayudantes son todos instrumentos de la comprensión de su propia identidad, de los diferentes y contradictorios poderes dentro de sí mismo. La historia de Santiago es una en la que cualquier persona puede verse reflejada, ya que avanza a través de la misma búsqueda que cada individuo tiene que realizar: la obtención, a través de un camino lleno de pruebas, de la conciencia de sí mismo y la realización personal, la Leyenda Personal.
El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien

lord

The Ring of Power – Film Wallpaper, 2001

J. R. R. Tolkien, profesor de Cultura anglosajona y tradición medieval en Oxford, y especialista en lenguas celta, germánica y griego, es el responsable de la creación de uno de los más venerados –hasta hoy diauniversos míticos originales del siglo XX: el de El Hobbit, El Señor de los Anillos y El
Silmarillion. Los paisajes y criaturas de la Tierra Media, cada uno con su propia mitología y lenguaje, han hecho de Tolkien el padre de la literatura de alta fantasía moderna, y sus libros, según las últimas encuestas,

“la obra más popular de la ficción inglesa”( Edward James, ?Tolkien, Lewis and the explosion of genre fantasy?, p. 62 of the The Cambridge
Companion Fantasy Litterature.).
Para vestir su narración con lo que él personalmente creía ser la esencia misma de la fantasía (Recuperación, Escape y Consolación), y el establecimiento de la Edad Media como el

“modelo cultural por defecto para el mundo de
fantasía”(As above, p.7015,)

que establece las normas para el subsecuente genero popular en literatura, así como la cinematografía. Como era de esperar de un iniciado en la mitología, la estructura y el estilo de sus historias siguen el patrón mítico familiar.

“De hecho, creía que no había creado y ofrecido algo nuevo, sin embargo, se las había arreglado para volver a contar las historias antiguas en
una nueva era.” ( As cited from F. Mohammadi?s study “Mythic Frodo and his Predestinate Call to Adventure.)

“Un Anillo para gobernarlos a todos, un Anillo para encontrarlos,
Un Anillo para atraerlos a todos y atarlos en las tinieblas ellos”. ( ―One Ring to rule them all, One Ring to find them, One Ring to bring them all and in the darkness bind them . The Lord of the Rings, The Fellowship of the Ring, ed. Harper Collins 2007, p. 66)

La trama básica de El Señor de los Anillos se sustenta en la historia del Anillo Único, que el malvado Lord Sauron había forjado a traición en la antigüedad, con el máximo poder para gobernar y destruir todas las otras especies en la Tierra Media. En este anillo, Sauron ha derramado toda su mala voluntad y sed de poder, y posteriormente el anillo tiene la capacidad para evocar los más profundos impulsos oscuros a cualquiera que trata de llevarlo; también tiene una voluntad propia para unirse a su amo y completar su trabajo de dominación y destrucción. Sin embargo, el anillo, a través de una serie de sucesos, permaneció mucho tiempo perdido de Sauron, hasta que fue descubierto por el protagonista de El Hobbit, Bilbo Bolsón, que más tarde heredó su sobrino Frodo. Cuando el poder de Sauron se levanta de nuevo, Frodo se enfrenta a la enorme tarea -junto a una comunidad de compañeros- de viajar a través de la Tierra Media, ahora devastada por la guerra entre orcos y los ejércitos de Hombres y Elfos, y destruir el Anillo Único en las llamas del Monte del Destino, donde fue creado.
La inmensa y laberíntica historia de toda la trilogía no es posible desplegarse en el espacio limitado de este ensayo, por lo que se supone que se sabe, a fin de proceder al análisis, que es el objetivo principal. Desde un punto de vista esotérico, la historia se relaciona con el conflicto eterno entre la Luz y la Oscuridad. En una clave psicológica, es una historia de la auto-trascendencia y el cumplimiento del destino de uno. El motivo de la prueba es, una vez más, aquí dominante, ya que es a través de una serie de tremendas pruebas que los personajes evolucionan, no sólo por salvar al mundo del mal, sino también porque la oscuridad, la debilidad y el miedo, absorbe todo su propio interior. La singularidad de la historia que cuenta Tolkien es que logra formular una inmensa variedad de personajes que, en su propio nivel, siguen el viaje del héroe. El personaje central es Frodo, quien a través de sus propios eventos personales, recibe su apoteosis o su némesis. Pero esto mismo también lo encontramos con la mayoría de los personajes, quienes desarrollan el dominio de su propia sombra, la que evoca el anillo, en la que otros fracasan en esta prueba.
En Frodo vemos la victoria de la voluntad y la pureza sobre la debilidad y maldad que corrompe a Gollum; en Aragorn y Théoden, la prevalencia de la fe y el coraje sobre la designación y la culpa y, finalmente, la ambición de poder que llevó a la muerte de Boromir y la condenación de los Nazguls; en Gandalf y Galadriel, la victoria de la sabiduría y la virtud moral sobre el camino oscuro, la prueba a través del cual Saruman cayó a su destino; Arwen, en el poder del amor sobre el abandono; en Eowyn, el pasar de su estado de fragilidad al camino del guerrero; en Sam, la devoción sobre el miedo; en Merry y Pipin, del estado de inanidad de la niñez a madurar en la responsabilidad; en Legolas y Gimly, el cambio de un desacuerdo persistente en un respeto mutuo. Y, finalmente, la victoria en la batalla de los Hombres y los Elfos sobre de los Orcos y al espectro de Sauron, que culmina con la destrucción del Anillo de Poder.
Sin embargo, en este estudio nos concentraremos a tres personajes principales: el Hobbit, el Mago y el Guerrero, que representan diferentes metamorfosis del héroe.
Frodo, el Hobbit
“Voy a tomar el anillo”, dijo, “aunque yo no conozco el camino”( As above, p. 352.)
¿Porque hobbits? En un mundo poblado por varias criaturas poderosas, como magos, elfos, enanos y hombres, ¿por qué hay necesidad de otra especie que llevará el peso de las pruebas decisivas en la lucha de la luz contra la oscuridad? Desde un punto de vista histórico, se puede sugerir que la noción se deriva de la propia experiencia de Tolkien: “Tolkien valoró la valentía de “pequeños hombres”.

Él dijo una vez que en las trincheras de la Primera Guerra Mundial vio mucho más coraje en los soldados ordinarios que en los oficiales. En El Señor de los Anillos es el valor de un Medio-Hombre o, más bien el hobbit, el que salva el mundo…”.( As above, p. 352.)

En un aspecto narrativo, los hobbits representan un motivo conocido como “ héroe improbable”. El carácter poco dispuesto, al parecer incompetente, que finalmente salva la jornada o el mundo.
Al igual que Bilbo -su antiheroico antepasado, Frodo vive una vida sin preocupaciones en su casa de la Comarca. Su propia “Llamada a la aventura” viene por la revelación de la identidad del Anillo por Gandalf, y encomienda posterior por el “Remitente” (el consejo de Elrod) de la búsqueda de Frodo. Esta es la primera “prueba de cualificación.” El hobbit aparentemente débil que, auto-olvidándose, se presenta voluntario, y es probado a ser debido a su pureza e inocencia; es el que tiene menos probabilidades de ser tentado por el poder corruptor del Anillo. Sin embargo, Frodo necesita recibir “Ayudantes” en su viaje, en un principio en la forma de ocho compañeros de diferentes razas, cada uno aportando su propia fuerza de sabiduría, devoción y protección.
Cuando la Hermandad se rompe (después de entrar en el “Vientre de la Ballena“), es cuando Frodo entiende que es suya la carga de la tarea.
Los “Ayudantes” más importantes de Frodo, sin embargo, lo acompañan durante toda su trayectoria con presencia física o guiándolo espiritualmente. El más leal de los compañeros de Frodo es, por supuesto, Sam. Él es el único que va todo el camino con su amigo que lucha; le reconforta y protege incluso a través de los momentos en los que es rechazado y alejado. Esta es una interesante etapa de la ruta; en El Retorno del Rey, cuando Frodo se encuentra en la oscuridad de Mordor, se vuelve más susceptible a la fuerza del mal Anillo, y comienza a defenderse de Sam y confiar en el traicionero Gollum. Esa criatura miserable que había sucumbido a la corrupción del Anillo, es en realidad el mayor temor de Frodo: el resultado de su fracaso probable, el arquetipo junguiano de “Sombra“(King, Warrior, Magician, Lover – Rediscovering the Archetypes of the Mature Masculine”, de R. Moore/ Douglas Gillette, a treaty of the C.G. Jungian Archetypes.) Le teme y se compadece de él, pero al final no todas las sombras son malas. Una vez que se amansa, Gollum se vuelve útil, abriendo el camino a través de los laberintos oscuros de Mordor, a través de su propio inframundo de desesperación y sufrimiento; y en la “prueba decisiva”, es a pesar de la muerte de Gollum que Frodo finalmente llega a su salvación. Sin embargo, el mayor “Oponente” de Frodo, no es una mera proyección, como Gollum; es el malvado Señor Sauron, con quien se encuentra con pesar en sus diversos agentes, su gran ojo y, por supuesto, el Anillo. Es una alegoría vívida: el mayor adversario del héroe es el que lleva alrededor de su cuello. El anillo es un símbolo de todo lo que es débil y corrupto, y la prueba decisiva de Frodo es echarlo a las llamas, para limpiarse a sí mismo de ella. Y a través de la victoria personal, para salvar todo el mundo de la Tierra Media de la oscuridad.

En la oscuridad, sin embargo, siempre hay luces que brillan entre ella. En el libro III, Frodo es atrapado y pasa su Prueba de la Muerte en la tela de la araña Ella-Laraña. Es rescatado y revivificado por Sam, y finalmente supera el estado de muerte con un “regalo mágico”, el que la Dama Galadriel le dio durante su estancia en Lothlorien. Se sugiere que la elfo Reina Galadriel, que ve en el alma de todos los miembros de la Comunidad y les hace ver por sí mismos, corresponde a una “Anima primaria” de Jung, el arquetipo de la Madre ( http://stottilien.com/2013/03/28/jungian-archetype-checklist-for-tolkiens-lord-of-the-rings/). Ella es una fuerza protectora, especialmente para Frodo, el héroe arquetípico:

Y tú, portador del anillo -dijo, dirigiéndose a Frodo- Vengo a Ti el último, a quien no es el último en mis pensamientos. […] “En este frasco, –dijo ella- se captura la luz de la estrella de Edrendil, en medio de las aguas de mi fuente. Brillará aún más fuerte cuando la noche más te rodee. Que sea una luz para ti en lugares oscuros, cuando cualquier otra luz se hayan ido”.( The Lord of the Rings, The Fellowship of the Ring, p. 490.) Galadriel, una antigua entidad espiritual también se corresponde con la teoría de Campbell del “Encuentro con la diosa: la imagen mitológica de la Madre Universal llenando el mundo con las cualidades
femeninas de una primera, afectiva y protectora presencia”( Campbell, J., The Hero with a Thousand Faces, p. 141.)

Aunque la travesía no acaba aquí. Después que el orden del mundo es restaurado, los demás Hobbits están gozosos y listos para “Cruzar el paso del regreso” a la Comarca y hacia su libertad para vivir, pero no Frodo. El inmenso calvario lo ha transformado irreversiblemente, al punto que él no puede vivir más entre ellos. Quizás su propia “Prueba de glorificación” esexactamente su “Rechazo al regreso”: Él pertenece a donde el barco lo lleve; y se va, junto con Bilbo, Elrod, Galadriel y Gandalf al Otro Mundo, el de deidades y héroes.
Gandalf, el Mago

merlin

The Initiated ―Wise Man‖ as Helper and Hero: ―Merlin Awaits‖, by C.Y. Rose

Gandalf es el arquetipo del Mago, sacerdote y hombre sabio; este “Ayudante” tiene también en su propia historia particular, un “Sujeto” -como muchos otros personajes de la historia- quien al mismo tiempo es el mediador del conocimiento secreto y el poder mágico, el maestro espiritual del héroe; representa “la ayuda sobrenatural”. Al igual que muchos guías mitológicos, el aspecto desgastado de Gandalf oculta lo que realmente es, ya que es un “Maia” (en versión de Tolkien), un arcángel. A excepción de su papel como mentor de Frodo, es un factor decisivo en la restauración del poder y la victoria del reino de los hombres; en palabras de Aragorn,

“quien ha sido el motor de todo lo que se ha logrado, y esta es su victoria.”( The Lord of the Rings, The Return of the King, p. 1268.)

Sin embargo, aún no está por encima de “El camino de las pruebas”; él también tiene “Oponentes“, sus propias sombras a enfrentar, sus propios demonios que conquistar. La primera gran crisis es la traición de su propio maestro, el líder de la orden de magos, Saruman. Él ha sido corrompido por Sauron y está destinado a servir como su aliado en la guerra que viene. Saruman es el símbolo de la ambición de poder que caracteriza la trayectoria oscura. También se presenta en una alegoría (bastante militarista) como el creador y líder de Uruk Hai, los soldados mutantes Orcos que devastan la Tierra Media. El cambio de Saruman lleva a Gandalf a desafiar y luchar contra su propio tutor, dando lugar a su encarcelamiento por el Asistente (ahora oscuro), del que se escapa con la ayuda de las Águilas. La caída de Saruman es previa a la derrota de Sauron. Sólo puede llegar cuando otro toma su lugar como Mago Blanco y guía de la Ruta Blanca: Gandalf el Blanco.
La “Prueba decisiva” de Gandalf comienza en el libro I, y es un proceso característico de la iniciación. En los calabozos de Khazad-dum la Comunidad se mantiene firme ante muchas amenazas, pero hay una a la que sólo puede hacer frente Gandalf. En su camino aparece una Barlog, una tremenda Maia demoníaca de la sombra y la llama. En uno de los enfrentamientos más monumentales en el universo de Tolkien, Gandalf, junto con su enemigo, se hunde a su muerte, al padecer el abandono de la Comunidad y el Mundo Superior. Pero no es el final. Después de una larga ausencia, Gandalf regresa después de haber derrotado al demonio, con una historia de iniciación:

“Mucho me cayó, y cayó conmigo. Su fuego estaba sobre mí. Me quemé. […] Hemos luchado mucho en los abismos de la tierra viviente, donde no se cuenta el tiempo. Siempre me cogía y siempre me revolvía […] tire abajo a mi enemigo, y él cayó de lo alto y se rompió la ladera de la montaña, donde se hirió en su ruina. Entonces la oscuridad me llevó; y me desvié de pensamiento, y mucho tiempo vagaba yo lejos por caminos que no voy a contar. Desnudo me enviaron de regreso -por poco tiempo, hasta que haga mi tarea. […] Ahí yacía, mirando hacia arriba, mientras que las estrellas giraban y cada día era tan largo como una edad de la vida de la tierra. Débil a mis oídos llegó el rumor de todas las tierras: el florecer y la muerte, la canción y el lamento, y el eternamente lento gemido de la piedra sobrecargada […] Sano me encontré, y yo estaba vestido de blanco. Consejo di y consejo tomé. Desde allí por caminos extraños vine y mensajes traigo…?( The Lord of the Rings, The Two Towers, p. 654, 656.)

Y ya no es el mismo en Las Dos Torres, donde ha regresado como el Heraldo de la Luz y el líder de la Orden de los Magos, Gandalf el Blanco.
Aragorn, el guerrero y el rey
Aragorn es otro personaje importante en El Señor de los Anillos, un héroe del mundo de los hombres y un “Ayudante” de Frodo; también un “Sujeto” en su propia historia, ya que es otro “Receptor” de una búsqueda: Él es el heredero de Isildur, el último rey de los hombres que destruyó Sauron en la antigüedad. Pero luego se corrompió condenado por el poder de su anillo. Aragorn no tiene una “prueba de cualificación”: su destino y la búsqueda está predeterminada por una herencia prodigiosa que no se encuentra como honor, sino como carga sobre sus hombros. En los fragmentos de la espada de su antepasado, el Narsil, están los fragmentos de su propia identidad, ya que tiene que salir de las sombras para convertirse en el Rey:

“De las cenizas se despertó un fuego /
A la luz de las sombras brotará;
Renovada será la hoja que estaba rota /
El sin corona nuevamente será rey”.( The Lord of the Rings, The Fellowship of the Ring, p. 322.)

Su viaje es largo y peligroso, y puede decirse que él es el protagonista en todas las batallas cruciales contra las fuerzas de Sauron. A través de esas luchas gana poco a poco su propia fe en su destino, y también el respeto de sus semejantes. Sin embargo, su fuerza más interna viene en la forma de amor. El “Ayudante” más importante para Aragorn es su amada, la princesa elfa Arwen. El vínculo entre ellos se asemeja al descrita por Campbell en “Encuentro con la Diosa“, quien tiene el poder y la resistencia que todo lo abarca, el amor incondicional. Es por él que Arwen elige el amor sobre la inmortalidad. Su presencia, no importa si es física o espiritual, es siempre la luz de las estrellas que guía a Aragorn en la oscuridad, su más profunda inspiración para completar su misión.
Aun así, la prueba más definitiva para Aragorn es pasar a través de El Sendero de los Muertos, ya que, como en muchas historias mitológicas, el héroe tiene que desafiar a la misma muerte. En El Retorno del Rey, en el punto más crucial de la guerra, Aragorn “recibe” una tarea y un “objeto mágico” que le dio el Señor Elrod, el padre de Arwen, quien reforja la Narsil en una nueva espada, Andúril, y exhorta a Aragorn a manejarla y así reforjar el guerrero modesto en un Rey. Es con esta arma que Aragorn descubre la fe en sí mismo y de quién es, y hace el primer llamamiento a los Rohirrim como aliados en la lucha por la Tierra Media.

“Aragorn echó hacia atrás su capa. La vaina elfica brillaba, mientras él la agarró, y la hoja brillante de Andúril brillaba como una llama repentina, mientras barría a cabo. “Elendil!” -él grito. “Yo soy Aragorn, hijo de Arathorn, y llamo Elessar, la Piedra de Elfo, Dúnadan, el heredero de Isildur, hijo de Elendil de Gondor. Esta es la espada que estaba rota y se forjó de nuevo! ¿Me ayudaréis o me impediréis? Elijan ¡prontamente! “(The Lord of the Rings, The Two Towers, p. 563-4.)

Sólo a través de creer en este poder, Aragorn asume la tarea crucial de buscar y convocar a los que moran en Erech: los soldados malditos, no-muertos, que traicionaron a su antepasado, para cumplir con su juramento y ser redimidos. Y ellos responden ante él; y se pone delante de ellos como el legítimo heredero de Isildur, que tiene el poder de ordenar a los Muertos.

“… y la Compañía Gris continúo en la oscuridad de la tormenta de Mordor, y se perdieron de vista mortal; pero los muertos los siguieron.“( The Lord of the Rings, The Return of the King, p. 1034.)

En el comienzo de su “prueba decisiva“, haciendo frente a los Muertos, Aragorn se enfrenta y vence a su propia sombra y se convierte en quién está destinado a ser, y reanudar la batalla contra Sauron hasta la victoria final. En conjunto, la narración de Tolkien es, después de todos estos años, impresionante y en movimiento, haciendo eco de lo profundo de las cuerdas del alma de este mundo, ya que es la narración de una historia de lucha, la redención y la auto-trancendencia no muy diferente de la propia de cada uno. Como Jody B. Bower describe muy bien:
..Como bien dice el pionero psiquiatra Carl G. Jung:

“la función esencial del mito heroico es el desarrollo de la conciencia del ego de la persona, la conciencia de sus propias fortalezas y debilidades, de una manera que le dotará para las arduas tareas con las que en la vida se enfrentará”. O como dice Campbell, “Ha sido siempre la función principal de la mitología y el ritual, el abastecer a los símbolos que llevan el espíritu humano hacia adelante. Es por esto que El Señor de los Anillos habla tan profundamente a las personas que comparten la fe y opiniones de Tolkien, así como con aquellas que no lo hacen. Trasciende lo personal y lo particular y nos toca a todos nosotros”.( Jody B. Bower, The Lord of the Rings — An Archetypal Hero‘s Journey, publicado en http://greenbooks.theonering.net/guest/files/120101_02.html)

“Axion Esti” (Es Digno), de Odysseus Elytis
Odysseus Elytis (1911-1996), ampliamente considerado como un innovador de la poesía griega, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1979. Muchos de sus poemas han sido llevados a la música
y traducidos a varios idiomas extranjeros. Su universo poético está profundamente arraigado en el idealismo, fusionado con el surrealismo, así como en la idea de que el artista es el mediador intuitivo entre lo visible y lo inmaterial. También se le ha llamado “el poeta de Grecia”, ya que a través de su sol, la naturaleza y los paisajes, y también de sus mitos y las luchas históricas, ha tratado de descifrar el misterio de la existencia y celebrar la vida y la iniciación hasta el centro del mismo ser y del mundo. Sin embargo, como el propio poeta afirma, la posición de Grecia en
el centro del universo poético no es de ninguna manera chauvinista:

“Para mí, Grecia simboliza ciertos valores y elementos que pueden enriquecer el espíritu en todas partes del mundo.“( Odysseus Elytis, Eklogi, 1979, p.137.)

cd

Portada del CD música por G. Tsarouchis.

El punto central de su mitología sostiene que es a través de los sentidos, de la existencia temporal del individuo y de la participación en la historia y la vida, que se conforma la identidad y cada iniciación mística se puede lograr. Lo físico se corresponde con lo metafísico, la experiencia natural con la entidad moral e intelectual.

“La estructura cosmológica de Elytis actualiza, a través del camino real de los sentidos, la transformación de la metafísica a lo físico, dotando a la vida terrenal del “aliento de la
eternidad.”( Odysseus Elytis, Eklogi, 1979, p.137.)

La idea de auto-descubrimiento, a través de pruebas agotadoras de la vida, también se repite en sus ensayos, como en “Anoichta Chartia” (“Open Papers”).

“Lo más difícil en el mundo, en verdad, es para uno el convertirse en quien es. De hecho, digo que la definición menos vulnerable de la poesía es el sendero al auto-contacto”.

Por lo tanto, ese camino místico de la vida es arduo, pero no solitario:

libro 2

Portada del libro de Odysseues Elytis

“Vamos a ir juntos, aun cuando nos apedreen, aun cuando nos llamen soñadores /
Amigo mío, aquellos que nunca sintieron el hierro, la orca y la sangre y fuego/
Construimos, cantamos y soñamos”

(Sol de la Primera)

Así, sólo por la transformación individual y el esfuerzo común, el mundo es
transformado:
En tierra atormentada del corazón /

y desde la lucha de la esperanza de una nueva
tierra se prepara
Para caminar allí con águilas y banderas / una mañana llena de iridiscencia
La raza que vivifica sueños / de la carrera que canta en el abrazo del sol”
(Oda a Santorini)

El To Axion Esti (1959), considerada como poesía “chef d’oeuvre” por un colaborador del premio Nobel, se hizo muy popular con la música de Mikis Theodorakis. Es un ciclo poético de prosa y verso, según el modelo de la antigua liturgia bizantina, y alterna la recitación bíblica. E. Keeley en Elytis y la tradición griega (1983), señala que

la estrategia de Elytis en este trabajo […] es presentar una imagen de la conciencia griega contemporánea a través del desarrollo de un personaje que a la vez es él el poeta y la voz de su país“.

El “Sujeto” en Axion Esti no es nombrado, por lo que se convierte en un símbolo del hombre mismo como un “poeta “, que en griego significa literalmente “creador”. Viaja a través del paisaje y la historia del siglo XX Griego, y es a través de sus grandes luchas que él pasa sus pruebas. Sin embargo, el elemento metafísico no está ausente; a partir de una sección del poema “Génesis“( Este texto poético se encuentra en The Axion Esti, y primera parte del Genesis, pp. 123-133, en la traducción inglesa de los escritos de Elytis realizada por Jeffrey Carson y Nikos Sarris, The Collected Poems of Odysseus Elytis, JHU Press, 2004.), el héroe es creado por el Sol, como el Elegido, para experimentar, sino también completar, la Creación. Él es un héroe solar, y al mismo tiempo un principio creador del mundo y el poeta histórico. Así que -en cierto modo- es a la vez el “Remitente” y el “Receptor” de la búsqueda, tanto el “Ayudante”, como maestro y el discípulo:

Mi alma buscó un estandarte y un heraldo […]
Era el sol, entero y muchos con rayos con su eje en mí quien me hizo señas
Y aquel que yo realmente era él los muchos eones atrás Él todavía verde en el fuego Él sin cortes del cielo
Sentí que venía, y se inclinó sobre mi cuna como cuando la memoria se convierte en presente
Él tomó la voz de los árboles, de las ondas:
“Su mandamiento”, -dijo, que “es este mundo, como está escrito en tu vísceras,
Leer y tratar de pelear” –dijo ?Cada uno con sus propias armas”, -dijo
Y él extendió sus brazos como un joven novicio Dios para moldear juntos el dolor y la alegría”
En esta etapa, el héroe está tutorizado por el Sol, en una relativa “Expiación con el Padre”( J. Campbell, The Hero with a Thousand Faces, pp. 154-176.)

“Y este es el mundo que hay que ver y recibir“,

y no solo se le muestra sus armas: la naturaleza, la memoria, el habla, el equilibrio, de pureza, de amor, sino también los “Oponentes”, vacío, la muerte y “los Otros”:
‘Ve –dijo, que son los otros, y no hay manera que sean sin ti, y no hay manera que seas tú sin ellos “[…] si realmente estás parado firme y los confrontas, tu vida adquirirá un punto y te guiará’, -dijo”.
Así, el héroe es enviado al mundo, descendiendo en el “Vientre de la Ballena” y “El Sendero de las Pruebas”. Allí, el paisaje paradisíaco inicialmente se convierte en el lugar de Prueba y Tragedia, como el drama histórico del helenismo, es paralelo al drama cósmico. La presencia de personajes en diferentes momentos, el “Sujeto” junto con el pueblo, pasa a través de diferentes épocas del siglo XX, la II Guerra Mundial, la ocupación y guerra civil, ya través de muchas “pruebas principales”, descritas por grandes secciones, narrada poéticamente sucesivamente en The Passions (Las pasiones). Guerra, condiciones de vidas difíciles, la injusticia, la pobreza y la pérdida, la traición y la desolación, la amenaza de aniquilación física y cultural. Y siempre en los momentos que se inclina bajo el peso de sus pruebas, el Héroe Solar conversa con su amo, en muchos versos oportunos( Axion Esti, The Passions, p. 143- 144, p. 153 y p. 155.):

Nunca diste riqueza para mí, la continua devastación de las carreras de los Continentes y la continuada alabanza de su vanagloria”
He sumado a mis días y nunca te encontré para asir mi mano […]
Algunos tomaron poder y algunos tomaron conocimiento […] Yo nunca encaje máscaras.
Puse alegría y la tristeza detrás de mí, generosamente el Poder y Conocimiento los coloqué detrás de mí,
Añadí mis días y me quedé solo”.
“Oh Sol de Justicia en la gran Mente y Oh mirto glorificado
No, oh, yo te suplico, no te olvides de mi país! “
“Oh Guía de Luces y Mago de cámaras
Tu trotamundo, tú que sabes el futuro, ¿me hablas?
¿Dónde puedo encontrar mi alma, la hoja de cuatro lágrimas! “
“Dios, que me quería tanto, y mira, me correspondio […]
como un guijarro soporté el desierto […]
¿Qué, pues? ¿qué más, qué más, qué nuevos pruebas para mí? (N.T)
He aquí, tú hablas y yo estoy probado verdadero”.

Sin embargo, la “prueba decisiva” del héroe está por llegar: se encuentra en el futuro, en una visión apocalíptica de la destrucción del mundo, cuando todos los poderes opresivos son exterminados del mundo, arrastrando con ellos los restos dañados de la civilización:

libro odis.

Portada del libro de Odysseues Elytis

“Agitación caerá sobre el Hades y la tabla se quebrará bajo la gran presión del sol. ¿Quién será el primero que frenará sus rayos, como una señal que es hora de que los sueños tomen venganza. […]
Pero antes de eso, he aquí que las generaciones deben mover el arado en la tierra estéril. Y en secreto los gobernantes deben hacer un balance de su mercancía humana, declarando guerras. […] Pero antes de eso, he aquí, la juventud deberá suspirar y la sangre de ellos envejecerá. Y años pálidos vendrán […] y cada uno tendrá unos pocos gramos de felicidad. Y las cosas, en lo que ya serán hermosas ruinas. Entonces el poeta, no teniendo otro exilio en el que pueda lamentar, derramando la salud de la tormenta de su pecho abierto, volverá a estar de pie en medio de las hermosas ruinas. Y el último de los hombres hablará su primera palabra, que la hierba crecerá en altura, y la mujer saldrá de su lado como un rayo de sol. Y de nuevo adorará a la mujer y la pondrá en su
hierba, de acuerdo con el orden de las cosas. Y los sueños tomarán venganza, y serán sembradores de generaciones por los siglos de los siglos!”

Como tal, el creado toma el papel del Creador, en un Campbelliana “Apoteosis“. El héroe se convierte en “el conquistador de Hades y el salvador de Eros”, establece un nuevo mundo y luego se marcha( En un patrón similar a la que se presenta en el capítulo The Departure of the Hero de Campbell.), habiendo completado su búsqueda y es honrado por la naturaleza y la humanidad por igual. De ahora en adelante, en lugar de un “Prueba de glorificación“, sigue la parte final de “To Axion Esti”, llamado “La Gloria”, que glorifica no sólo al héroe, sino también a toda la naturaleza y todos los valores que conducen a la victoria final de la Luz.
Éstos son algunos de sus característicos versos alusivos:

“Es digno, la luz y el primer deseo del hombre inciso en piedra […] los vientos principales que ofician, que elevan el mar como la Madre de Dios […] La conciencia siempre brillante como el verano […] Hermeses con su puntiaguda gorra solar y con el caduceo de humo negro […]
Es digno, celebrando la memoria de los Santos Chiricus y Julita( El día de la celebración de los Santos ortodoxos, cuyos nombres significan respectivamente “Herald” y “Señora de julio” es en realidad en el 15 de julio.) […] el suelo que plantea un olor de un trueno a azufre / la parte inferior de la montaña donde el broche de oro trae los muertos como flores del mañana […] la aldaba de escarabajo […] las niñas, Los buques de Misterios / llenaron hasta arriba pero sin fondo […]
Es digno, tú la amarga y sola, perdida desde el principio / El Poeta a trabajar el cuchillo en la tercera parte indeleble […] Es digno, la vuelta del lobo a la cara del hombre y luego al ángel / los nueve pasos que Plotino subió […] el poema ardor y resonador de la muerte / la vieja doctrina de que no siempre es el muy cercano pero invisible […]
Es digno, la mano que regresa de un asesinato horrible y ahora sabe / que es realmente el mundo que sobresale / que es el “ahora” y que el “para siempre” del mundo”.

A través del poema Solar Metaphysics de Elytis el hombre se convierte en “quien realmente es“, lo que está destinado a ser, un heredero del Sol y un iniciado en los misterios de la vida, el único que puede distinguir la luz de la oscuridad y lo temporal de lo infinito. Pero es sólo por el poder transformador de las pruebas que el héroe se hace quién es. En el “Génesis“, vemos la preparación del héroe, los Poderes y los “Ayudantes” que le escoltarán, siendo en ocasiones los elementos naturales o monumentos históricos, que representan cualidades éticas o intelectuales. Es por estas cualidades que el “Sujeto” podrá cumplir todas las pruebas. En “Las pasiones“, cuando encarna en la historia y en esas cualidades, entonces será alabado en el “Gloria”, durante su ascenso a la espiritualidad. El camino de las pruebas es, sin embargo, el que le hará darse cuenta como héroe, y utilizarlos, dominar todas las cualidades, pues él tiene derecho a ser el hijo del sol. La prueba es, en consecuencia, no sólo la forma de lograr la misión externa, sino también los medios de autodescubrimiento para el individuo, la manera de darse cuenta de su identidad y propósito. Para Elytis, el camino es evidente:

“De nosotros depende el resultado final. De nosotros depende el cielo o el infierno que vamos a construir. Nuestro destino está en nuestras manos”.

 Epílogo
Al final, parece que, de maneras no tan peculiares, algunas de las ideas básicas de esos tres “cuentos-narraciones” son de hecho muy similares. Se ha descrito brevemente cómo en Greimas y Campbell, el análisis estructural e, incluso, los arquetipos Jungiano, podrían aplicarse en ellos, lo que ocurre por muchas razones.
La más importante es que no importa si están escritos en el siglo XX; todos ellos siguen un patrón similar con el fin de contar la historia de un individuo que va a través de los obstáculos de su propio camino; y ese patrón se basa en la antigua idea de la iniciación, de la transformación a través de pruebas. Es por superar todas las dificultades de su viaje, sin renunciar a su sueño, que el Santiago de Coelho logra encontrar su tesoro, que no es sólo el cofre de monedas, es más bien la felicidad de su Leyenda Personal. Es que -aun a regañadientes- aceptando su propia parte en las luchas de la Tierra Media, que los personajes de Tolkien conquistan sus propias sombras y cumplen su destino. Es sólo por su encarnación temporal entre la gente y sus pasiones, que el poeta Elytis alcanza su “Gloria”. La prueba es, en consecuencia, no sólo la forma de lograr la misión externa (la restauración del orden natural o incluso el renacimiento de la civilización), sino también los medios de búsqueda interna, de autodescubrimiento para el individuo; la manera de darse cuenta de su identidad y propósito. El camino de pruebas sólo se abre con un hacha doble: como un borde mata a un oponente, el otro borde desgarra el pecho de su portador; como un golpe abre el camino en la oscuridad, el otro desata el poderío del héroe.
Es quizás que por esta imagen, exagerada pero veraz en su núcleo, que cada individuo lucha en su camino, y atrae tanto al público contemporáneo, y ha convertido a estas tres obras en populares en su propio nivel y entorno. Las canciones de Elytis “de la libertad”, el coraje y la fe todavía vienen a los labios de la juventud del siglo XXI, que luchan contra la corrupción, la injusticia y el desaliento. La inmensa popularidad de Coelho, comenzando en los años 80 y que se prolonga hasta la actualidad, es probable que sea porque refleja una época del esoterismo de la Nueva Era y, también, como una nueva filosofía para el individuo, inclinado al descubrimiento de uno mismo y la auto realización. En cuanto a las novelas de Tolkien, han recuperado una inmensa popularidad por las películas de Peter Jackson en los años 2000 y “mientras que uno podría imaginar que las fantasías épicas” escapistas

“sobre la Tierra Media no podrían estar más lejos de la realidad […] están siendo usadas en la cultura política contemporánea (en particular) en las relaciones con las ansiedades sobre el terrorismo global.”( Ken Gender, ?Popular Fiction, the logics and practices of a literary field? p. 7, una extension del capítulo ?J.R.R. Tolkien and global terrorism”, pp. 143-157.)

La Tierra Media no es más que otro Kurukshetra, pero en nuestra propia Tierra interna. El límite entre la realidad y la fantasía puede ser muy sutil. Una inmersión en la ficción puede parecer un intento de escapar de la realidad, pero en verdad no hay ninguna posibilidad de que una obra de arte, y más aún, una historia, sea de nuestro interés o inspiración, si no son de alguna manera relevante a nuestra propia experiencia del yo y el mundo. ¿Es tal vez sugerente que una narración que parece apelar más al público del s. XX, y aún más al del s. XXI, está tan cerca del terreno del pensamiento mítico e incluso de la estética medieval? Y si es así, ¿podría sugerirse la regresión de los mitos de la religión, o que están emergiendo nuevos mitos, o al menos la necesidad de ellos? En una cultura cuyos sistemas de orientación subyacente se revelan ineficaces a una creciente conciencia pública, ¿es recomendable el retorno al mono-mito, la leyenda de un elegido, un campeón, un héroe que salvará la palabra?
En esta era industrializada, que -sin embargo- muestra tantas afiliaciones a los fenómenos políticos y culturales de la Edad Media, no podía ser una coincidencia que en nuestras mentes y en nuestras pantallas, caballeros y batallas, magos y alquimistas, héroes y espíritus, están tan a menudo y vívidamente representados?
Tal vez es que, una vez más, necesitamos mitos. Tal vez nunca dejamos de necesitarlos. Ya sea a través mono-mito de Campbell, la leyenda personal de Coelho, las sagas de Tolkien o el heraldos de Elytis, el viaje del héroe sigue siendo buscado y seguido. Es sólo a través de pruebas y misiones, sin importar si pertenecen a la materia o el mundo inmaterial, que es verdaderamente uno y el mismo; que se puede evolucionar, comprender y conquistar uno mismo y, por lo tanto, convertirse en el héroe, que en su propia medida salvará al mundo. El mito es el que nos enseña cómo (y no importa cómo se transmite), se puede Ser a través de una historia en torno al fuego, a la voz de un trovador, a las páginas de un libro o a la pantalla de un cine o un ordenador; siempre estará ahí para hacerlo. No porque su verdad nos necesite, sino porque nosotros mismos necesitamos dicha verdad, un tesoro en la tierra, un arma en la batalla y una luz de guía en la oscuridad.

Bibliografía y fuentes de internet
Bibliografía general
Campbell J., The Hero with a Thousand Faces (1949), greek ed. Iamblichos, Athens 1990.
Greimas, A. J., Sémantique Structurale (1966), Presses Universitaires de France, Paris 1986.
Jung, C. The Archetypes and the Collective Unconscious, Princeton UP, 1975.
Kapsomenos, E. Narratology (2003), Pataki, 9th edition, Athens 2014.
Kapsomenos, E., Codes and Meanings, Arsenides, Athens 1990.
Levi-Strauss, Cl., Myth and Meaning (1977), Kardamitsa, 1986.
Levi-Strauss, Cl., The Raw and the Cooked, The University of Chicago Press, 1969.
Moore, R. / Gillette, D., King, Warrior, Magician, Lover- Rediscovering the Archetypes of the Mature Masculine, Harper/Collins, 1991.
Schwarz, F., «La tradition et les voies de la connaissance hier et aujourd’hui », en Nouvelle Acropole, Paris 1985, greek ed.
Schwarz, F., The New Anthropology, Nea Acropoli, Athens 1991.
El Alquimista, de P. Coelho
Coelho, P., The Alchemist, (1988), greek ed. Libani, Athens 2013.
Coelho, P. / Jurskis, A., A Teacher’s Guide to The Alchemist, Harper Collins, 2014.
Boletín I. I. Hermes – Número 38 – Enero 2016 – pág. 26
Gamerman, E. Paulo Coelho, Fiction’s Digital Alchemist, Wall Street Journal. 2014.
Morais, F., Paulo Coelho, a warrior’s life: the authorized biography, Harper Collins, 2009.

http://members.tripod.com/intotheunknown_void/id34.htm

The hero’s journey


El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien
Tolkien, J. R. R., The Lord of the Rings, Harper Collins, 1991, 2007.
Besson, A., D’Asimov à Tolkien: Cycles et séries dans la littérature de genre, CNRS, Paris 2004.
Bower, J.B., The Lord of the Rings” — An Archetypal Hero‘s Journey, as publ. in http://greenbooks.theonering.net/guest/files/120101_02.html
Gender, K., Popular Fiction, the logics and practices of a literary field, Routledge, 2004.
James, E. / Mendlesohn, F. (editors), The Cambridge Companion Fantasy Litterature, Cambridge University Press, 2012.
Mohammadi, F., “Mythic Frodo and his Predestinate Call to Adventure” as publ. in “International Journal of Applied Linguistics & English Literature”, Vol. 2, No. 5, Sept. 2013.
O’Neill, T. R., The Individuated Hobbit: Jung, Tolkien and the Archetypes of Middle- Earth, Houghton Mifflin, 1979.
http://www.journals.aiac.org.au/index.php/IJALEL/article/viewFile/960/890
Jungian Archetype Checklist for Tolkien’s Lord of the Rings
http://tolkiengateway.net/wiki/Main_Page

Hobbits: Tolkien’s Unlikely Heroes


http://valarguild.org/varda/Tolkien/encyc/articles/g/Gandalf/gandalf.html
To Axion Esti, de O. Elytis
Carson, J. / Sarris, N. (translators), The Collected Poems of Odysseus Elytis, The Axion Esti, JHU Press, 2004.
Elytis, O., Eklogi, Akmon, Athens 1979.
Kapsomenos, E., The poet Odysseus Elytis, Peri Techon, 2005.
Keeley, E., Elytis and the Greek Tradition, 1983.
Manos, A., Luminosity and transparency, The =here‘ and the =beyond‘ in the work of Odysseus Elytis”, Typothito, Athens 1998.
http://www.nobelprize.org/nobel_prizes/literature/laureates/1979/elytis-bio.html
http://www.erudit.org/culture/liberte1026896/liberte1034586/31197ac.pdf
http://www.enotes.com/topics/odysseus-elytis