José Morales

La pandemia producida por el coronavirus COVID-19, que ya alcanza prácticamente a todo el mundo, tendrá unos efectos sanitarios, económicos y políticos difíciles de prever. Nuestra sociedad, acostumbrada al corto plazo, ha demostrado que no es capaz de anticiparse o estar preparada para afrontar situaciones de crisis como la que vivimos. Pero hay investigadores que dedican su esfuerzo científico a descubrir patrones de repetición en eventos violentos o de desestabilización de la sociedad, tratando de hacer de la investigación de la Historia una ciencia que nos permita anticiparnos a esas situaciones. Es el caso de Peter Turchin(1), un científico ruso-estadounidense, especializado en evolución cultural y cliodinámica(2), una nueva disciplina de modelado matemático y análisis estadístico de la dinámica de las sociedades históricas(3).

Peter Turchin

Ante la publicación de un artículo en la revista Nature, titulado “2020 vision”(4), en el que varios autores hacían predicciones sobre los avances científicos de la próxima década, Turchin respondió en una carta a la revista argumentando que la próxima dédada, probablemente, será un periodo de crecimiento de la inestabilidad en Estados Unidos y Europa Occidental que puede minar el progreso científico que los autores del artículo describían. El análisis histórico cuantitativo investigado por él y S. Nefedov, revela que las sociedades humanas complejas sufren recurrentes, y predecibles, oleadas de inestabilidad política(5). Las investigaciones realizadas por Peter Turchin se han encuadrado en una nueva disciplina científica denominada cliodinámica.

La cliodinámica es un enfoque interdisciplinario que utiliza la modelación matemática en los procesos histórico-sociales, la teoría de la historia y el análisis de bases de datos históricos. El término fue propuesto por el propio Peter Turchin. La cliodinámica surgió de la cliometría, una metodología de análisis que utiliza de manera sistemática la teoría económica, la estadística y la econometría para el estudio de la Historia económica. Peter Turchin publicó un primer ensayo en la revista Nature(6), titulado “Arise ‘clidodynamics’”, donde planteaba las bases de esta nueva disciplina. “Más que reformar la profesión de historiador, quizás necesitemos una disciplina completamente nueva. Podemos llamarla ‘cliodinámica’, por Clio, la musa de la historia, y dinámica, el estudio de procesos que varían temporalmente, a la búsqueda de mecanismos causales. Dejemos a la historia el enfoque de lo particular. La cliodinámica, mientras tanto, desarrollará teorías unificadas y se comprobarán con los datos generados por la historia, la arqueología y disciplinas unificadas como la numismática”.

Peter Turchin no solo investiga el pasado sino que centra su estudio en el presente y trata de descubrir esos mismos patrones en el mundo actual. En su conferencia “A History of the Near Future: What history tells us about our Age of Discord.” pronunciada en 2019 en la Universidad de Utrecht (Holanda), dijo que las turbulencias sociales y políticas en los Estados Unidos y en un número de países de Europa se han incrementado en los últimos años. Su investigación, que combina el análisis de datos históricos con las herramientas de la ciencia de la complejidad, ha identificado las fuerzas estructurales profundas que pueden socavar la estabilidad social.

Dice Turchin: “Los imperios crecen y caen, las poblaciones y las economías crecen y se rompen, las religiones mundiales se difunden o se marchitan … ¿Cuáles son los mecanismos subyacentes a estos procesos dinámicos en la historia? ¿Hay ‘leyes de la historia’? Enfoques matemáticos, como modelar procesos históricos con ecuaciones diferenciales o simulaciones, o sofisticados enfoques estadísticos para el análisis de datos, son ingredientes clave en el programa de investigación de la cliodinámica. Pero, en última instancia, el objetivo es descubrir principios generales que expliquen el funcionamiento y la dinámica de las sociedades históricas reales”(7). Una premisa básica de la cliodinámica es que las sociedades históricas pueden ser estudiadas con los mismos métodos que físicos y biólogos usan para estudiar los sistemas naturales. Los investigadores comenzaron con una teoría general, que ha sido trasladada a modelos matemáticos. Como resultado de esa formalización, han obtenido un conjunto específico de predicciones cuantitativas sobre un conjunto de variables demográficas, económicas, sociales y políticas(8).

Turchin(9) se pregunta si es posible hacer esto, ya que las sociedades humanas son extremadamente complejas. Además, los mecanismos que están bajo las dinámicas sociales varían con los períodos históricos y la región geográfica. La Francia Medieval es claramente diferente de la Galia de época romana, y ambos fueron muy diferentes de la antigua China. Demasiado desorden para conseguir una teoría unificada. Pero, si este argumento fuera correcto, plantea el autor, no se encontrarían regularidades empíricas como la que han encontrado en sus estudios.

Recientes investigaciones(10) muestran que las sociedades agrarias experimentaron periodos de inestabilidad de un siglo de duración cada dos o tres siglos. A estas oleadas de inestabilidad le siguieron periodos de crecimiento sostenido de la población. Por ejemplo, en Europa occidental, el rápido crecimiento de la población durante el siglo XIII fue seguido por la crisis medieval tardía, comprendiendo la guerra de los Cien Años en Francia, las Guerras Husitas en el Sacro Imperio Germano, y la guerra de las Dos Rosas en Inglaterra. Esas oscilaciones entre crecimiento de la población e inestabilidad han sido denominadas “ciclos seculares”.

Dadas las limitaciones de los datos históricos, se necesita un método que establezca una estadística determinante significativa, un patrón. Turchin, junto a sus colegas Sergey Nefedov y Andrey Korotayev, recopilaron datos cuantitativos de población (en relación con la capacidad de carga del espacio geográfico), estructura social (específicamente, los números y niveles de consumo de las élites), fortaleza del estado (medido por su salud fiscal) e inestabilidad sociopolítica de algunas sociedades históricas. Aplicando la metodología de los ciclos seculares en la edad media y tiempos modernos de Inglaterra, Francia, el Imperio Romano y Rusia, encontraron que el número de eventos de inestabilidad por década es varias veces superior cuando la población está disminuyendo que cuando la población está incrementándose. El mismo patrón fue detectado para ocho dinastías que unificaron China, desde los Han a los Quing, y para Egipto, desde el periodo Helenístico al periodo Otomano(11).

Relación entre ciclos de bienestar/baja desigualdad e inmigración/alta desigualdad en países y su relación con conflictos bélicos en Inglaterra, Francia, Rusia y Estados Unidos. Fuente: http://peterturchin.com/talk-slides

Los investigadores, además del “ciclo secular”, identificaron un ciclo de 50 años al que han denominado “ciclo de padres a hijos“. Dice Turchin y Nefedov en “Secular cycles”(12): “Volviendo ahora a los factores endógenos, observamos que los modelos demográficos estructurales estándar predicen una inestabilidad sociopolítica continua y un declive numérico gradual de la clase dominante. Sin embargo, en realidad, la inestabilidad aumenta y disminuye en olas, intercaladas con períodos relativamente pacíficos en medio. Esta es una situación general durante las fases de desintegración de muchos ciclos seculares y se ha denominado el ciclo de “padres a hijos”. En este ciclo, el padre responde violentamente a una injusticia social percibida; el hijo vive con el legado del conflicto resultante y no participa en el mismo; La tercera generación retoma las acciones violentas. Turchin compara este ciclo con un incendio forestal que se enciende y se apaga, hasta que se acumula una cantidad suficiente de maleza y se reinicia el ciclo.

Ciclos de violencia en Estados Unidos según los estudios de Peter Turchin. Fuente: cliodinamics.info

En la imagen titulada US Political Violence Database, se recoge un estudio de los ciclos de violencia en Estados Unidos causados por diversos motivos. El gráfico muestra el número de eventos por 5 años (eje de ordenadas) para varios tipos de violencia: disturbios, linchamientos, terrorismo y una gráfica que reúne todos los tipos juntos. La gráfica de tiempo (eje de abscisas) comienza en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1776-83) y finaliza en torno a 2020. En ese periodo, según los datos recopilados y el patrón del ciclo de padres a hijos, hay un pico de violencia no registrado, el de 1820. Posteriormente se producen tres picos de violencia destacables. En 1870 se produjeron choques raciales y tensiones políticas, con un punto álgido durante la Guerra Civil. En 1920 se produjeron disturbios laborales a lo que se sumo  el sentimiento anticomunista surgido después de la Primera Guerra Mundial. En el entorno de 1970, se produjeron las revueltas del movimiento por los derechos civiles, los cambios sociales y la oposición a la Guerra de Vietnam, que marcó toda una década. Según Turchin, en 2020 Estados Unidos se vería sacudido de nuevo por algún tipo de violencia interna, fruto de la acumulación de tensiones descrita.

A pesar del esfuerzo de los investigadores de la cliodinámica, la historia cuantitativa tiene sus detractores; no solo aquellos que piensan que la complejidad de la historia impide reducir su valoración a unas variables cuestionadas por la debilidad de los datos manejados, sino que cuestionan el método mismo. El historiador económico estadounidense David S. Landes (1972) advirtió sobre el fetichismo del número y la cuantificación: “Las cifras, en resumidas cuentas, no son más que datos. Son, entre otras cosas, una ayuda para contrastar hipótesis y para dar contenido exacto a un análisis. Pero no son un sucedáneo del análisis; no pueden decirnos lo que no les preguntamos; y no constituyen una expresión autónoma y nítida de ningún tipo de realidad objetiva”(13).

Bibliografía:

(1) Peter Turchin se formó como biólogo teórico, pero durante los últimos veinte años ha estado trabajando en el campo de las ciencias sociales históricas. Es profesor en la Universidad de Connecticut, Profesor externo en el Complexity Science Hub-Vienna, e Investigador Asociado en la School of Anthropology en la Universidad de Oxford. Ha dirigido investigaciones. Realiza investigaciones sobre la evolución cultural y la dinámica histórica de las sociedades pasadas y presentes. Es autor de siete libros, incluyendo War and Peace and War (2005), Secular Cycles (2009), y más recientemente Ultrasociety (2016) y Ages of Discord (2016). http://peterturchin.com/about
(2) Cliodynamics: History as Science – Peter Turchin. (2019). Retrieved 30 December 2019, from http://peterturchin.com/cliodynamics
(3) https://en.wikipedia.org/wiki/Peter_Turchin
(4) 2020 vision. Nat Ecol Evol 4, 1 (2020). https://doi.org/10.1038/s41559-019-1083-z
(5) (2020). Retrieved 18 March 2020, from https://www.nature.com/articles/463608a.pdf
(6) Turchin, P. (2008). Arise ‘cliodynamics’. Nature, 454, 34.
(7) Cliodynamics: History as Science – Peter Turchin. (2019). Retrieved 31 December 2019, from http://peterturchin.com/cliodynamics
(8) Turchin, P., & Nefedov, S. (2009). Secular cycles. Princeton, N.J.: Princeton University Press.
(9) Ibíd., p. 34.
(10) Fischer, D.H. The Great Wave: Price Revolutions and the Rhythm of History (Oxford Univ. Press, 1996)
(11) Turchin, P., & Nefedov, S. (2009). Secular cycles. Princeton, N.J.: Princeton University Press.
(12) Ibíd., p. 7.
(13) Moradiellos Garcia, E. (2001). Las caras de Clío (p. 135). Madrid (España): Siglo XXI de España editores, S.A.