Hanoch AGASSI

“Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios”
[Génesis 5,24]

Enoc es una figura bíblica, un hombre justo y piadoso, también conocido como “la séptima generación de los hombres” [Génesis 5, 3-33], el hijo de Jared y el padre de Matusalén, y el único -exceptuando a Elías- quien se elevó a los Cielos mientras estaba vivo.

Durante el surgimiento del misticismo judío en los comienzos del primer milenio, Metatrón comenzó a ser considerado como un Ángel. Fue uno de los ángeles más importantes, residiendo en el séptimo pasillo al lado de Dios, presenciando todos los secretos de la Creación y la Divinidad y, de hecho, la autoridad suprema en la Jerarquía Celestial, excepto Dios mismo. Un concepto fundamental en las religiones monoteístas es la unidad de DIOS. Hay un solo DIOS y solamente UN SOLO DIOS. Sin embargo, parece que los ángeles representan diferentes aspectos del poder o autoridad divina y, como tales, pueden considerarse como el aspecto plural del único Dios (Un aspecto politeísta del monoteísmo).

William Blake Enoc litografía de 1807 (se conocen 4 copias de la impresión. Litografía única conocida de William Blake (litografía era bastante nuevo y experimental en 1807), lo que ilustra Génesis 5:24 “Y caminó Enoc con Dios, y no fue más, porque Dios se lo llevaron”.) Fuente: Wikipedia.

De hecho, el nombre hebreo de Dios es plural (ELOHIM, ?????? ). Así que Dios es Uno, pero al mismo tiempo Dios “son muchos”. En este sentido, los ángeles en el monoteísmo (como Metatrón) se asemejan a los dioses en el politeísmo (como Hermes)

Semejanzas con Hermes

La figura de Enoc-Metatrón, a través de sus variadas descripciones y representaciones, muestra bastantes semejanzas con el dios Hermes en sus diferentes aspectos.

Enoch el escritor y mensajero del conocimiento

En las fuentes más arcaicas, la semejanza más básica es la representación de Enoc como El Escritor, el que entrega la escritura y el conocimiento. Recibe de los ángeles el conocimiento de Escritura y Ciencia, de Astronomía y del Calendario, para entregarlo a los Hombres:

Y él fue el primero entre los hombres que nacieron en la tierra, que aprendieron la escritura, el conocimiento y la sabiduría, y que anotaron los signos del cielo … vio y entendió todo, y escribió su testimonio, y puso el testimonio en la tierra para todos los Hijos de hombres y para sus generaciones. [Jubileo, 4, 17-19].

Enoc “lee” de “las tablas del cielo” y obtiene un conocimiento secreto de “lo que pasa” en los planos celestiales, y lo entrega a la humanidad. En ese aspecto se parece a Thot-Hermes.

Enoc El Iniciado
Otra importante semejanza con Hermes es la representación de Enoc como iniciado.

En la época del misticismo judío, Enoc se convirtió en símbolo del viaje del iniciado. Las descripciones de los diferentes Cielos a través de los cuales Enoc transita, se convirtieron en metáforas de la experiencia interior.

En la literatura de Heichalot, Enoc-Metatrón testifica que fue elevado a los Cielos para servir a la Silla de Honor (la silla del Señor) y fue transformado:

Después de todas estas cosas, el Santo bendito, bendito sea él, puso su mano sobre mí y me bendijo con 5360 bendiciones. Y fui elevado y ampliado al tamaño de la longitud y el ancho del mundo. Y Él hizo crecer 72 alas sobre mí, 36 de cada lado. Y cada ala era como el mundo entero. Y fijó en mí 365 ojos; cada ojo era como la gran luminaria. Y Él no dejó ningún tipo de esplendor, brillo, resplandor, belleza en (de) todas las luces del universo que no haya puesto en mí. [Enoc 3, 9, 1-5]

Se dice que Enoc recibió el glamour que fue retirado al primer Hombre debido a su pecado. Dentro de Enoc, este glamour alcanzó la perfección, y para eso tuvo que convertirse en un ángel (ya que después del pecado original la perfección ya no podía alcanzarse en forma humana). Así que vivió cerca del jardín del Edén, y después de que el glamour empezó a brillar dentro de él, pudo entrar en el jardín y encontró el árbol de la vida (“El Árbol de la Vida” es también el nombre del sistema cabalístico de las capas de la realidad / creación, y el conocimiento necesario para subir las etapas de la conciencia). Olió el árbol y absorbió la vida de él. Entonces los ángeles vinieron y le enseñaron la sabiduría divina, y le dieron un libro que estaba escondido dentro del árbol, y de ese libro Enoc estudió los secretos de Dios.

En la Doctrina Secreta, HPB escribe que Enoc era también conocido como Enos, Hanoch y Enoichion, y que el Libro de Enoc era un “libro secreto”, “uno que pertenecía al catálogo de las bibliotecas del templo bajo la tutela de los Hierofantes y sacerdotes iniciados, y nunca fue para el profano”.

Citando a otros escritores, HPB concluye que Thot, Hermes y Mercurio pertenecen todos a la misma categoría de escritores sagrados, grabadores de sabiduría oculta. En el Corán la misma función aparece como Edris (el “Aprendido” o “Iniciado”) y para los judíos-Enoc. HPB aclara que, esotéricamente, Enoc y Hermes Trimegistro son idénticos.

El número siete, estando “unido a” y “conectado con” cada uno de esos iniciadores primitivos, así como el número 365 de los días del año. Astronómicamente identifica la misión, carácter y el oficio sagrado de todos esos hombres, pero ciertamente no sus personalidades. Enoc es el séptimo Patriarca; Orfeo es el poseedor del phorminx, la lira de 7 cuerdas, que es el misterio de siete capas de la iniciación. Thoth, con el Discurso Solar de siete rayos en su cabeza, viaja en el barco Solar, los 365 grados, saltando cada cuarto (vuelta) año durante un día. Por último, Thoth-Lunus es el dios septenario de los siete días, o la semana. Enoichion significa en griego el “ojo interior”, o el vidente; en hebreo, y con la ayuda de puntos masoréticos, Masoretic significa el iniciador y el instructor.

Metatrón es representado como el ángel mediador entre Dios y el hombre, como por ejemplo, en esta representación pictórica del Sacrificio de Isaac de la magistral mano de Rembrandt (1635).

Enoc El Psicopompico

Como psicopómpico, Metatrón el ángel (antes Enoc) está a cargo de las almas. Es un guía para los sabios que viajan por los cielos y un instructor para aquellos en mística exaltación. Él es el que escolta a las almas de los muertos. Él es el encargado de la resurrección futura en el final de los días. Como psicopompico, Enoc-Metatrón asemeja a algunas dimensiones de Hermes-Mercurio.

Hay algunos otros aspectos de Enoc-Metatrón que se parecen a Hermes aunque no son tan dominantes en la figura de Enoc:

• Su habilidad para moverse entre el mundo de la materia y lo divino.

• Su función como mensajero debido a esta movilidad.

• La ayuda que proporciona a los hombres en misiones difíciles.

En otros aspectos también hay diferencias entre las dos figuras:

Enoc no es representado como ligero o veloz en su deber de entregar conocimiento; tampoco es retratado como un tramposo o engañador, o tiene algún deber conocido concerniente a comerciantes o ladrones, dinero o riqueza. Aunque es una especie de “hombre intermedio” y un puente entre el mundo visible e invisible, no está involucrado en “hacer fluir las cosas” (al menos “horizontalmente”, aunque crea un “flujo” vertical desde lo Desconocido a lo Conocido). Tampoco se representa como una figura relacionada con las “pequeñas cosas” o como teniendo como característica principal “la armonía entre los opuestos”.

Para concluir, Enoc parece estar relacionado con el principio que consideramos Hermes. Él es el escritor, dador del conocimiento; Él es el iniciado y un psicopómpico; él es periódicamente un mensajero que se mueve entre los mundos llevando mensajes y dando ayuda a los necesitados.
Curiosamente, los atributos de Enoc pueden ser paralelos a los atributos de Hermes antes del Renacimiento.

Bibliografía

Blavatsky, H. P., La Doctrina Secreta. TheosophIcal University Press Online Edition, 2003.
Dagan, H. La Mitología Judía. MAP, 2003.
Enoch 3 (Sefer Heikhalot)
Segundo libro de Enoc
Sefer ha Yashar (El libro If Jasher)
La Biblia (Libro del Génesis)
El Libro de Enoc
El Libro de los Jubileos